Cayo Lara: el candidato agricultor

Como el hidalgo caballero, se enfrenta a molinos tan fieros como conseguir que IU arrebate al PSOE la representación de la izquierda ideológica

J.V. MÚÑOZ- LACUNATOLEDO
Cayo Lara: el candidato agricultor

Su nombre evoca a los senadores de Roma con quienes tiene en común su locuacidad. Azote del constructor Francisco Hernando, El Pocero, paradigma del desmesurado desarrollo inmobiliario de los últimos años, el candidato de IU a la presidencia del Gobierno se declara agricultor de profesión. Durante doce años ha sido alcalde de su pueblo, Argamasilla de Alba (Ciudad Real), donde aún existe la Cueva de Medrano, una antigua cárcel en la que Cervantes llegó a estar preso y donde, según algunos cervantistas, comenzó a escribir El Quijote. Como el hidalgo caballero, Lara se enfrenta a molinos tan fieros como conseguir que IU arrebate al PSOE la representación de la izquierda ideológica o asentar a la coalición como tercera fuerza política tras las elecciones generales del 20-N.

Comunista y agricultor

A punto de cumplir 60 años, este veterano agricultor que impulsó la creación del sindicato agrario COAG y miembro del PCE no lo tuvo fácil cuando asumió en 2008 la dirección federal de IU ocho años después de haber empezado a liderar la agrupación de Castilla-La Mancha. Alcalde de su pueblo durante los años del abrumador poderío del socialista José Bono en esta región, tuvo que contemplar cómo IU perdía a su único diputado José Molina- en las Cortes castellano-manchegas para pasarse después al PSOE como también han hecho otros líderes de IU, algo a lo que Cayo Lara resta importancia: No han hecho girar al PSOE más hacia la izquierda sino que han defendido políticas neoliberales que no defendían cuando estaban en IU.

El Pocero

Defensor de la República, la legalización de las drogas y la revolución cubana y crítico con ilegalizar partidos políticos por no condenar el terrorismo de ETA, Cayo Lara ha llegado a plantear la creación de una banca pública que no especule. Precisamente fue la especulación inmobiliaria la que lo dio a conocer públicamente gracias a su enfrentamiento con El Pocero, creador de la macro-urbanización El Quiñón en Seseña (Toledo), durante los mejores años del boom del ladrillo.

Lara presentó una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción por un presunto trato de favor al promotor por parte del último gobierno de Bono y del exalcalde socialista de Seseña, José Luis Martín, en la tramitación de este proyecto. Al final, las 13.508 viviendas proyectadas se construyeron pocas se han vendido porque llegó la crisis- y Anticorrupción acabó denunciando al exalcalde socialista por presunta prevaricación, cohecho y un delito contra la hacienda pública al habérsele hallado unos "incrementos patrimoniales injustificados".

El escándalo no salpicó a Bono pero elevó a Cayo Lara a las portadas de los medios de comunicación como enemigo público de la especulación urbanística que tanto había inflado el precio de las viviendas y enriquecido rápidamente a unos cuantos.

El voto útil

Nos están esperando los pobres, los despedidos de su trabajo, los jóvenes hipotecados, los que ansían la igualdad" dijo Cayo Lara en su discurso como nuevo coordinador federal de IU a finales de 2008. Tres años después lo mantiene con la idea fija de luchar contra el voto útil de la izquierda el 20-N. En las autonómicas y municipales de mayo IU aumentó sus votos pero Lara no pudo evitar mostrar debilidad de mando con la decisión de sus compañeros de Extremadura de facilitar al PP el camino al gobierno de esta comunidad.

Fotos

Vídeos