CALAHORRA CalahorraTudelaValladolidLogroño: Subidón de cilindradas

La 'II Concentración Motera' reúne en Calahorra a unos 300 pilotos, provistos de las más insólitas y potentes máquinas de dos ruedas

I. ÁLVAREZ ADOLFO VIÑARÁSIMANOL GARROCARI POSADASNOELIA HERNÁNDEZCALAHORRA CalahorraTudelaValladolidLogroño
Desde la capital riojana, este grupo de pilotos radiaba energía sobre sus flamantes motos. / I. A./
Desde la capital riojana, este grupo de pilotos radiaba energía sobre sus flamantes motos. / I. A.

Desde primeras horas de la jornada del sábado el solar del Silo se convirtió en un auténtico salón de las motos de gran cilindrada, en donde el rock y los amantes de las dos ruedas se dieron la mano para fomentar y dar a conocer la cultura motera e intercambiar sus experiencias sobre la carretera. La expectación de las máquinas abarrotó de curiosos el recinto, que en algún caso solicitaban un 'volteo' en las motos.

Uno de los actos más destacados de la cita fue, sin lugar a dudas, la exhibición de acrobacias y piruetas protagonizada por André Colombo. Su arriesgado show 'Animal Whelling' sirvió además de reclamo para numerosos calagurritanos que no dudaron en asistir al espectáculo.

Con estilo propio

La presencia de los moteros tampoco pasó inadvertida por las principales vías de la ciudad. Dos rutas urbanas, una de ellas con destino hacia Arnedo, convirtieron la zona centro en un circuito de lujo para todos los pilotos. Quienes, por cierto, llamaron la atención no sólo por sus vehículos sino también por su indumentaria. Mucho cuero, pantalones ajustados y pañuelos a la cabeza, junto con cascos personalizados, dieron buena muestra del estilo independiente que reivindican los apasionados al asfalto.

Música

Un estilo muy ligado a la música rockera, que pusieron en escena el grupo 'Lord Byron' y los locales 'Esta noche no' e 'Infamia' sobre la arena de la plaza de toros. Por supuesto y como marcan este tipo de concentraciones, entre actuación y actuación se dio paso al erotismo.

Tanto derroche de energía fue recompensado, por otro lado, con cenas y comidas de hermandad y hasta con un concurso de ranchos a la riojana. De otro lado, las minimotos y los juegos sobre las dos ruedas llenaron de divertidas imágenes el programa de actividades.

Como clausura al encuentro, el domingo se procedió a la entrega de premios, trofeos y agradecimientos. Entre ellos brilló el galardón a la moto más veterana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos