En retirada

La próxima semana finaliza la exposición 'Gominolas', dejando tras de sí opiniones encontradas y a sus ositos tocados por pequeños actos vandálicos

E. ESPINOSALOGROÑO
Entre la basura, en la calle Lardero. / A. IGLESIAS/
Entre la basura, en la calle Lardero. / A. IGLESIAS

Las «Gominolas» del artista Eladio de Mora 'dEmo' (Toledo, 1960) han sido blanco de críticas y alabanzas, de guiños y burlas, de caricias y vapuleos, de pegatinas y pintadas, De hecho, muestran impertérritas las marcas de los pequeños gestos vandálicos de los que han sido objeto.

Cuando, hace mes y medio, su creador comentaba que los ositos podían tocarse, invitando así a los ciudadanos a entrar en su arte, poco podía imaginar que, algunos, entrarían en él, pero a saco. Dejó 'sprays' de colores en previsión de posibles pintadas, conocedor del trato que suele darse a instalaciones que, como las suyas, lucen a la intemperie.

Para la concejala responsable del Plan de Centro, Concepción Gamarra, estos actos han sido «minoritarios», pero suficientes para afectar a toda la exposición. Con todo, desde el Ayuntamiento contemplan la experiencia como algo positivo, en cuanto que ha brindado un nuevo espacio urbano al arte. Aunque desde el colectivo de artistas y galeristas de la ciudad, prefieren no emplear el término «arte» en esta muestra. Y con eso, ya han dicho bastante.

Sólo ha librado el buzo

Eladio de Mora 'dEmo' estrenó su instalación 'Gominolas' en la capital riojana, desde donde partirá a otras ciudades, e incluso alguno de sus ositos viajará a la próxima Bienal de Venecia. A Logroño llegó de la mano de las empresas que han intervenido en la reurbanización de la Gran Vía, y con la mediación de 'Aqualium', empresa de María Porto y su marido y ex vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos. Otro capítulo de debate.

Y mientras se habla sobre la exposición, sus protagonistas -los ositos- se hacen eco, a través de pegatinas y pintadas, de anuncios publicitarios, declaraciones de amor, sentencias filosóficas o de reivindicaciones como la que reza: «Menos ositos, más pisitos». ¿El único que ha librado? El buzo blanco de d'Emo que contempla la escena, sin inmutarse, desde lo más alto del Banco de España.

Fotos

Vídeos