Zapatero apoya a Segolene y ofrece a los franceses su «modelo de éxito»

El jefe del Gobierno avala la candidatura de la aspirante socialista

P. DE LAS HERASENVIADA ESPECIAL A TOULOUSE
Zapatero levanta el brazo de la candidata Segolene Royal durante el mitin de ayer en Toulouse. / AFP/
Zapatero levanta el brazo de la candidata Segolene Royal durante el mitin de ayer en Toulouse. / AFP

La presencia del presidente español en el cierre de la campaña del PSF no es una cuestión menor. Los socialistas franceses están tan convencidos del tirón que puede ejercer entre sus desmovilizados votantes que, según explican en Ferraz, en el último mes han reclamado de manera insistente su colaboración. A Royal se la apoda no en vano 'la Zapatera', una etiqueta que ella misma ha acrecentado al poner al jefe del Ejecutivo como un ejemplo por su carácter «inventivo y profundamente renovador».

Rodríguez Zapatero no hizo ningún esfuerzo por desinflar esta imagen. Al contrario. Se prestó con gusto a la parafernalia organizada por sus homólogos franceses para dar un último impulso a su candidata, en el mitin final antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El presidente del Gobierno apenas tardó un minuto en explicar su presencia en una ciudad que cuenta con una importante colonia española y que, en su día, acogió a cientos de exiliados republicanos que «empeñaron su vida por las ideas del socialismo -dijo- por el combate de la libertad y por la recuperación de la democracia». Zapatero apoya a Ségolène, según dijo, porque pretende ofrecer «un modelo de éxito a los franceses». Un modelo que es el suyo propio.

La candidata del PSF no ocultó su intención de seguir la estela marcada por el jefe del Ejecutivo español en los más diversos ámbitos. Ensalzó la ley de igualdad entre hombres y mujeres, la ley de la dependencia, la ley contra la violencia de género o la reforma que permite el matrimonio homosexual. También alabó su decisión de retirar las tropas de Irak e incluso mostró su admiración por el modo en el que gestionó el fallido proceso de paz para acabar con ETA. «Creo -señaló- que esa es la forma de hacer las cosas: buscar la paz sin bajar la guardia».

El jefe del Ejecutivo tampoco renunció a ofrecer su propia gestión como un ejemplo para los franceses y en presentar a Royale como su 'alter ego' gala. Así, aseguró que ella «encarna» en esta contienda las promesas de «éxito» de la socialdemocracia que ha sido capaz de asegurar «progreso, bienestar, justicia social, equidad y una creciente conciencia y compromiso medioambiental».

Fotos

Vídeos