Rescatado del pasado

Jesús García expone una cartografía de la comarca de Haro de 1797

M.RODELGOHARO
El mapa se caracteriza por su precisión en las distancias y en los datos orográficos de la zona. /M.R./
El mapa se caracteriza por su precisión en las distancias y en los datos orográficos de la zona. /M.R.

Jesús García ha dado un paso más en sus indagaciones e investigaciones por el modus vivendi de Haro, de la comarca y de La Rioja. Sus nuevos descubrimientos en este sentido los ha querido compartir con todas las personas que, oriundos o visitantes, se interesen por este mural instalado en la Casa Legarda, en Briñas.

Su inquietud por la historia y sus documentos le ha llevado recientemente hasta el archivo del Centro Geográfico del Ejército, una ventanilla donde llamó en busca de un elemento muy concreto: el mapa cartográfico de la zona, elaborado por Manuel Zappino y Josef Morete, allá por el año 1.797.

Dicho planisferio se elaboró ante las sospechas militares de que las tropas francesas, una vez ocupada la zona gipuzcoana, podrían entrar a esta parte del Reino por las Conchas de Haro o por Pancorbo. Era momento de conocer las alternativas y defender el territorio. Dicha réplica ocupa ahora, tres siglos después, una de las paredes de Casa Legarda, en un mural de 1,20 x 2 metros.

Unos trazos que se caracterizan por la perfección y exactitud de los datos orográficos, donde impresiona la habilidad de los autores y la precisión en su sistema de medidas, elaboradas en varas castellanas (0,91 cms).

Su objetivo: difundir lo que fue y lo que es Haro y la zona. Un mapa de donde se pueden sacar muchas conclusiones, así como el análisis de la evolución de la Historia.

Tal vez lo que más choca en este sentido es comprobar las dimensiones y la distribución urbana de la ahora ciudad jarerra.

Un núcleo urbano delimitado de norte a sur por los dos cerros, el de Atalaya y Santa Lucía, y que se extendía de este a oeste desde la Parroquia de Santo Tomás para morir en el convento de Los Agustinos, dejando en su trasera amplios campos de viñedos. Al otro lado del Tirón, la huerta era amplia y extensa, nutrida por el agua que fluía de los canales.

La plaza de la Cruz, el puente de Briñas o la plaza de la Paz son algunos de los edificios que se perciben en este singular documento. Jesús García muestra orgulloso esta réplica, destacando su intención de difundir la cultura de la zona «es parte del Patrimonio nacional que hasta el momento estaba doblado en un archivo, oculto a la gente. A Haro se le ha robado mucha historia a lo largo de los años, porque se ha obviado la existencia de la ciudad de Deobriga o Dondón entre otros», explica.

Lanza la siguiente reflexión tras analizar esta joya histórica: «El mapa es muy ilustrativo y demuestra que los franceses no trajeron el viñedo a esta zona en el siglo XIX, vinieron a esta zona porque ya existía viñedo».

Fotos

Vídeos