HARO: El tirón del vino

Las visitas a las bodegas de la zona, casi completas hasta diciembre

MERCHE RODELGOHARO

Es un turismo cultural en claro proceso emergente y, prueba de ello, es la apretada agenda de buena parte de las bodegas de la zona, que tienen reservadas las plazas de visita, al menos, hasta dentro de seis semanas.

Si quiere comprobarlo, coja el teléfono y aventúrese a intentar una reserva. Tras el saludo de rigor y la exposición del motivo de la llamada, lo más probable es que reciba como respuesta algo así como: «disculpe, pero está completo».

En Bodegas Muga, por ejemplo, es harto complicado conseguir una visita en fin de semana hasta principios de diciembre. Un hecho insólito teniendo en cuenta que esta firma gira tres visitas al día tanto en castellano como en inglés. Los grupos generalmente son de 15 a 20 personas.

En Bodegas López Heredia, la espera se alarga hasta mediados de diciembre para poder conseguir un hueco en las visitas guiadas por las instalaciones de esta centenaria compañía. Y en los días laborables tampoco es tarea fácil: hay días que no entra ni un alfiler y otros en los que, debido a la demanda, se programa alguna visita adicional. No en vano, y aprovechando el tirón del creciente turismo enológico, López Heredia está habilitando nuevas salas de recepción y cata.

Respecto a Dinastía Vivanco, aunque en el museo apenas hay problemas ya que el aforo es muy amplio, sí que existen límites en el caso de las visitas a la bodega. Alejandro Tomé, encargado de Comunicación, explica que «el mes de noviembre nos encontraríamos con problemas para las visitas a la bodega aunque si se trata de una o dos personas siempre intentamos hacer un hueco. También solemos crear grupos adicionales con el fin de no dejar a la gente en la calle».

La agenda está apretada en Martínez Lacuesta hasta finales del presente año. Generalmente, las visitas se realizan durante el fin de semana aunque, tal y como señala Luis Martínez Lacuesta, «también tenemos concertados grupos entre semana». Reciben una media de entre 3.800 y 4.200 personas al año.

Haro y sus bodegas están de enhorabuena con el cartel de casi completo y un pujante turismo enológico a la vista.

Fotos

Vídeos