«Asobal es un sueño»

Backovic llegó ayer a Logroño y conoció a sus nuevos compañeros

PÍO GARCÍALOGROÑO
«Asobal es un sueño»

Backovic paseó ayer su metro noventa y seis por el Palacio de los Deportes. No se vistió de corto (tanto el reconocimiento médico como la presentación oficial serán hoy), pero sí pudo charlar unos minutos con su nuevo entrenador, Alberto Suárez, y saludar a sus compañeros.

Backovic soportó con una sonrisa las indicaciones de los fotógrafos, que fueron captando las primeras imágenes del internacional esloveno en Logroño. Las impresiones iniciales -según confesó- no pueden ser más positivas: «Al Darien no lo conocía mucho, pero me ha sorprendido gratamente la seriedad que se respira. Todo está muy bien; estoy satisfecho de formar parte de este club». «Y además aquí el balonmano es el primer deporte», apunta con una mueca de extrañeza y satisfacción.

Backovic resume en su árbol genealógico la realidad de los balcanes: aunque él nació en Ljubljana, la capital eslovena, su madre es croata y su padre, montenegrino. Tras militar en uno de los mejores clubes de su país, el Prule 76 de Ljubljana, probó suerte en el extranjero. Así jugó en la Bundesliga, enrolado en las filas del GWD Minden, y en Hungría, en el Pick Szeged. Con su incorporación, el equipo franjirrojo gana, sobre todo, un aguerrido defensor, pero también un buen lanzador exterior. «Es un especialista defensivo y como tal actúa en la selección eslovena», explica Suárez, aunque ya demostró en Alemania -una liga no precisamente débil- su poderío atacante.

Backovic consiguió referencias del club riojano y de la ciudad gracias a su compatriota Zoran Lubej, actual pivote del Antequera que jugó dos años en el Portland de Pamplona. «Él me dijo que Logroño era una ciudad muy agradable y me dio buenos informes del equipo», indicó. Un diagnóstico que él mismo corroboró en pocas horas: «Me gusta este sitio; y después de estar tanto tiempo en Alemania y en Hungría espero tener algo de sol», sonríe.

El nuevo fichaje del Darien pasará hoy por la mañana el reconocimiento médico y, si todo marcha normalmente, entrenará ya con su nuevo equipo. En principio ha llegado en forma (jugó el pasado sábado contra el Ciudad Real en Liga de Campeones), así que Suárez no descarta incluso utilizarlo en Torrevieja si los trámites burocráticos lo permiten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos