El fotoenvejecimiento

Los daños del sol en la piel se pueden mitigar con tratamientos farmacológicos o quirúrgicos

MIGUEL AIZPÚN.LOGROÑO
El fotoenvejecimiento

Existen dos modalidades de tratamiento:

a) Tópico o farmacológico Incluye: Retinoides, Alfahidroxiácidos, Antioxidantes, Vitamina C, Vitamina E, etc.

b) Tratamiento quirúrgico: Incluye: Peeling: exfoliación química controlada. Dermoabrasión: exfoliación mecánica controlada. Láser: exfoliación térmica controlada. Rellenos. Toxina botulínica. Lifting

LA TRETINOINA

Comenzó a utilizarse hace 30 años para el tratamiento del acné comedogénico, pero es desde 1986 cuando aparecen los primeros estudios de su aplicación en el fotoenvejecimiento. De hecho, es el único tratamiento tópico aprobado por la FDA para esta indicación. Mejora la textura y la firmeza cutánea, suavizando las arrugas, y mejorando el melasma y los lentigos.

El ácido retinoíco tópico es muy utilizado por los dermatólogos para tratar el envejecimiento cutáneo producido por el sol. Se utiliza a diversas concentraciones, según cada paciente, personalizando los tratamientos. A veces, se utiliza sólo, y otras veces en fórmula magistral con otras sustancias para completar el tratamiento.

LOS ANTIOXIDANTES

Actúan evitando la lesión celular producida por los radicales libres. Tenemos, por ejemplo, la vitamina E es una vitamina liposoluble presente en la capa lipídica de la piel, cuyas necesidades diarias son de 12 a 15 UL, normalmente incluidas en la dieta normal. La vitamina C forma parte también de la dieta normal y sus requerimientos diarios son de 40 a 50 mgs., etc.

LOS ALFAHIDROXIÁCIDOS

En la actualidad los alfahidroxiácidos (AHA) son las sustancias dermocosméticas con 'mejor prensa', como se observa en toda la información publicada en revistas de belleza y salud. En los productos cosméticos se encuentran en concentraciones bajas, del 3 al 15%, ya que los valores superiores se emplean para la realización de los peelings por los dermatólogos.

PEELINGS

Consisten en la aplicación sobre la piel de una sustancia exfoliante que produce la destrucción controlada de sus capas. Se emplean para eliminar manchas, arrugas y cicatrices. Se clasifican en:

a) Superficiales: penetran hasta 0,06 mm. El periodo de recuperación suele ser de 1-3 días y pueden ser repetidos cada 15 días. Está indicado para el tratamiento de los primeros signos del fotoenvejecimiento y produce una mejoría lenta, pero progresiva de las alteraciones pigmentarias, de la textura cutánea y de las arrugas finas, al renovar el colágeno de la dermis superior.

b) Medios: penetran hasta 0,45 mm. El periodo de curación suele ser más prolongado, normalmente de 10 a 15 días. Este tipo de peelings están indicados en el fotoenvejecimiento moderado y mejora las arrugas más profundas, las discromías, algunas cicatrices y las lesiones degenerativas como las queratosis actínicas.

c) Profundos: penetran hasta 0,6 mm. Produce una mejoría de las arrugas mucho mayor que los anteriores, sobre todo en las arrugas peribucales. Previamente a la realización del peeling químico es importante la preparación de la piel con alfahidroxiácidos y/o tretinoína por los menos durante 2 semanas, o con el tratamiento que crea oportuno el dermatólogo. Conviene tener cuidado con las pieles más oscuras dado el riesgo de hiperpigmentaciones, los pacientes tratados con retinoides orales por el riesgo de cicatrización anormal, con historia de herpes recidivante o con enfermedades o tratamientos inmunosupresores por la mayor frecuencia de infecciones secundarias.

LA DERMOABRASIÓN

Consiste en una erosión mecánica de las capas de la piel.

LOS LÁSERES

Actúan remodelando la superficie cutánea a través del daño térmico.

1.- Técnicas de resurfacing o rejuvenecimiento ablativo

2.- Resurfacing no ablativo.

Las principales indicaciones de las técnicas de resurfacing ablativo son la piel fotoenvejecida: arrugas faciales (sobre todo periorales y perioculares), alteraciones discrómicas, lentigos, etc. Como rejuvenecimiento no ablativo se entiende una modalidad terapéutica que produce una remodelación del colágeno dérmico con mínimo daño en la epidermis.

LA TOXINA BOTULÍNICA

El empleo de estas sustancias con fines terapéuticos data de la década de 1970, cuando se usaron para tratar diversas patologías musculares, hasta entonces intratables como las distrofias miotónicas, la distonías, el tortículis, el estrabismo ocular, el blefaroespasmo. Sin embargo, y tras observar que estos pacientes tratados con toxina botulínica mejoraban las arrugas faciales de expresión, comenzó su uso con fines puramente cosméticos.

LOS MATERIALES DE RELLENO

Se trata de diferentes sustancias que inyectadas bajo la piel producen la corrección de las arrugas, las cicatrices, las depresiones y los defectos cutáneos, así como el aumento de volumen de zonas como los labios, los pómulos y el mentón.

Es importante que sea siempre el dermatólogo, previo estudio personalizado de la piel, de cada paciente, el que decida de acuerdo con el paciente el tratamiento a realizar. Hoy día, el dermatólogo cuenta con un arsenal terapéutico suficiente, para el tratamiento de la piel envejecida por el sol.

Fotos

Vídeos