Un Tour de Francia 'a tumba abierta'

DIEGO MARÍN A

¿Es Graint Thomas mejor ciclista que Chris Froome como éste lo fue de su líder, Bradley Wiggins? De alguna manera esto es lo que plantea Jorge Zepeda Patterson en 'Muerte contrarreloj', una novela atractiva para el aficionado al ciclismo y a la literatura, y más en estas fechas, porque está ambientada en el Tour de Francia y capitulada con cada una de las etapas, pasando, por supuesto, del llano a los Alpes y Pirineos.

Marc Moreau es un ciclista de padre francés y madre colombiana, criado en los Alpes, con una infancia dura tras la separación de sus progenitores y la muerte de su musa, una profesora que le regaló su primera bicicleta, y que encuentra en el prometedor estadounidense Steve Panata no sólo un compañero, también un hermano y una nueva familia en la que refugiarse. Sus trayectorias deportivas transcurren en paralelo, aunque, eso sí, Moreau, perfecto gregario, siempre a la sombra de Panata, un nuevo Lance Armstrong sobre el que recae toda la tecnología, todos los patrocinadores y todos los éxitos.

El ciclista estadounidense busca su quinto Tour consecutivo cuando en el arranque de la competición se suceden un extraño suicidio que se teme es en realidad un asesinato, un atropello, una intoxicación... todo sobre rivales directos de Panata. El pasado militar de Moreau, 'Aníbal' en el pelotón, le convierte en detective sobre ruedas, narrando en primera persona no sólo el transcurso de la carrera, también las averiguaciones que le pide la policía francesa como colaborador infiltrado. Aníbal también cuenta con sus propios gregarios en la investigación, un periodista que sigue la ronda gala, un viejo aficionado del ciclismo y su novia Fiona, la jefe de mecánicos de la carrera.

Conforme se desarrollan las etapas los ataques se suceden dentro y fuera del pelotón, lo que hacen señalar y descartar sospechosos. El propio Aníbal es víctima de algunos sucesos, lo que abre y estrecha el cerco continuamente. En realidad, la novela es una historia de superación personal, de motivación, de ansia de poder, de alguna manera es una nueva revisión de ese concepto de Freud de 'matar al padre' antes de que Saturno devore a su hijo y, también, para algunos de los personajes, de que, como defendía Maquiavelo, el fin justifica los medios.

El envoltorio, el ciclismo, ofrece una divertida visión porque Jorge Zepeda Patterson, escritor mexicano que obtuvo el Premio Planeta 2014 con 'Milena o el fémur más bello del mundo', ofrece buenas descripciones de las etapas sobre la carretera, las estrategias de los equipos y, sobre todo, del pensamiento interior del gregario atado por pies y manos, además de por cabeza y corazón.

Aníbal se sabe mejor que Panata pero cree que le debe lealtad. Francia ve en el franco-colombiano, con peculiaridades como ser alérgico a su propio sudor, un nuevo héroe y ansía encumbrarlo. Una victoria de etapa le exhibe al mundo y le crea la disyuntiva: ¿puede ganar el Tour?, ¿merece eso traicionar a su amigo?, ¿Panata o su entorno es el culpable y podrían eliminarle si busca la victoria final? La novela también supone, de alguna manera, una 'Rebelión en la granja', la reafirmación del ciclista pequeño que, con ayudas de extrañas alianzas, busca tumbar al gigante.

La novela es bonita y entretenida, aunque no original. No hace mucho que el escritor Eugenio Fuentes publicó una obra parecida, incluso, en el título: 'Contrarreloj' (Tusquets, 2009).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos