Dos rutas por las montañas

Carlos Santos abre la Marcha Pirina en una edición anterior. :: /ÁNGEL DE PABLO
Carlos Santos abre la Marcha Pirina en una edición anterior. :: / ÁNGEL DE PABLO

Las marchas Pirinay de la Trashumancia dan a conocer la naturalezade La Rioja

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Mañana, sábado, coinciden dos marchas por las sierras del Alto Iregua y del Alto Najerilla, dos oportunidades a elegir con objetivos comunes: atraer gente a unos municipios que sufren la despoblación y dar a conocer la belleza del paisaje, la naturaleza, las montañas. Las dos parten a las 9 horas y cuentan con recorridos a uno y otro lado de Peña Hincada.

En Villanueva de Cameros se organiza la III Marcha Pirina con un doble trazado: de 11 y de 21 kilómetros, que transcurrirán juntos hasta la mitad del recorrido del segundo. Las inscripciones cuestan 10 euros y se pueden realizar a través de la web Villanuevadecameros.com. La organización corre a cargo de la Asociación de Amigos de Villanueva, en colaboración con los ayuntamientos de este municipio, Pradillo, Ortigosa y Villoslada, por cuyos términos transcurre la marcha.

Por otra parte, también mañana, sábado, se celebra la 5ª Marcha de los Trashumantes en Brieva de Cameros. En este caso se ofrece un único recorrido de 17,5 Kms. con un desnivel de 1.004 metros positivos, y es que se asciende hasta los 1.854 metros, hasta el pico de espectaculares vistas Cabezo del Santo. El tiempo estimado por la organización para completar la marcha son 4,5 horas. La inscripción cuesta 10 euros de forma anticipada, realizando un ingreso en Ibercaja o en el bar La Escuela de Brieva, mientras que el mismo día de la marcha también será posible la inscripción, pero por 15 euros. Cada participante recibirá una camiseta conmemorativa y podrá disfrutar de dos avituallamientos y una comida popular al finalizar la prueba, consistente en pochas con chorizo y tocino, ideal para reponer fuerzas.

Las dos marchas tienen como fin atraer a la gente al entorno rural

David Sáenz Fernández es uno de los organizadores de la Marcha Pirina, así denominada porque a los vecinos de Villanueva se les conoce como 'pirinos'. «Quisimos atraer a gente al pueblo, situado en una zona rural que va a menos, y pensamos que es un atractivo porque también organizamos una degustación», expone David. Al finalizar los recorridos, todos los participantes podrán disfrutar de una comida popular en el frontón de Villanueva

El recorrido de la III Marcha Pirina parte de Villanueva en dirección a Pradillo por el GR-93 y la Vía Romana del Iregua, entre bosques de rebollos, quejigos y pinares y en paralelo al curso del río. Sin llegar a pisar el pueblo de Pradillo, el recorrido girará en dirección a Montemediano para adentrarse en el barranco de Las Calenturas hacia La Mesa, llegar al embalse González-Lacasa y cruzar su muro de contención para alcanzar la aldea Peñaloscintos. Allí, en el kilómetro 6, aproximadamente, estará situado el primer avituallamiento y se dividirán los recorridos.

La próxima, la marcha 'Hoyos'

Estas dos marchas senderistas recogen el testigo de la celebrada el pasado sábado 1 de septiembre por las aldeas de Ojacastro. Con la proximidad del otoño y la bajada de las temperaturas, así como con el cambio de colores en el paisaje, este tipo de citas se multiplican en otoño. Próximamente se celebrará la cuarta edición de la 'Marcha de otoño por los montes de Tobía' y también la '24ª Marcha Hoyos de Iregua', que se celebrará el domingo 7 de octubre, la que más participantes reúne, a pesar, o precisamente, por su recorrido más exigente. 'Hoyos de Iregua' propone un recorrido de 29 kilómetros por el Parque Natural Sierra de Cebollera, con salida y llegada en Villoslada de Cameros y que este año recorrerá buena parte de la frontera con Soria, pasando por puntos de la Marcha de la Trashumancia, como Cabezo del Santo y Las Torrecillas (El Camello).

El corto, con unos 750 metros de desnivel positivo, regresará hacia Villanueva por La Nava pero el largo, con 1.100 metros de desnivel, continuará hacia Villoslada, de nuevo por el GR, en dirección a la ermita del Ollano, situada en el kilómetro 17 y donde se encontrará el segundo avituallamiento. Después, en la antigua aldea de Villanueva El Hoyo, se vuelven a unir los dos recorridos.

«Con este evento se pretende promocionar itinerarios turísticos culturales de la zona del Camero Nuevo, desde los que se podrá disfrutar de espectaculares vistas del entorno de la localidad en verano acompañadas de una explosión de color y aromas, así como ofrecer una actividad lúdica a todos los participantes», anuncia la organización. Y David Sáenz puntualiza: «Hacemos un recorrido corto para que se animen los chavales y la gente que no está tan habituada a andar, aunque el largo no es complicado, sólo tiene cuatro o cinco subidas».

Pueblos trashumantes

Eduardo González, uno de los organizadores de la marcha de Brieva, explica que «la intención es dar un poco de vida a los pueblos de la zona de la sierra, que son los últimos trashumantes de La Rioja, y acercar la gente a las montañas, de ahí el lema 'La sierra no se cierra'». El recorrido, con salida y llegada en Brieva, es nuevo con respecto a años anteriores, y aunque recorre parte del término municipal de Ventrosa, no pisa otro pueblo. El trazado comparte pistas con otras pruebas deportivas, como la 'Ruta del Zorro' de BTT de Ventrosa y el Kilómetro Vertical de Brieva.

El circuito es circular, comienza dirigiéndose hacia el nacedero del río Brieva y pasa por la cueva del Gato. «Cuentan los mayores del pueblo que soltaron un gato en Covaruña y salió por la cueva del Gato, que distan 2 kilómetros, algo difícil de creer pero no imposible», cuenta Eduardo. Después, la marcha también pasará por la cueva de Covaruña, aunque dando un rodeo por Tiro el Canto, la choza de La Lastrilla (donde habrá un avituallamiento), Cabezo del Santo, El Camello (una formación rocosa con forma de este animal), el barranco de las Virulentas y las preciosas escaleras romanas.

Desde lo alto habrá vistas espectaculares a Villoslada, Pico Urbión, Peña Hincada y buena parte de Sierra Cebollera, se podrán ver rebaños de ovejas, vacas, caballos y buitres y algunos de los pastos más importantes de la zona. «No quisimos hacerla muy dura porque es un recorrido para disfrutar y pasarlo bien, explica Eduardo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos