Málaga, una ciudad llena de cultura

Centro Pompidou de Málaga. :: r. c.
/
Centro Pompidou de Málaga. :: r. c.

La ciudad andaluza apostó hace tiempo por convertirse en un destino cultural de primer nivel y hoy es sinónimo de arte gracias al medio centenar de centros entre pinacotecas, galerías y otros espacios expositivos

R. C.

Hace un tiempo que Málaga apostó por convertirse en un destino cultural de primer nivel. Y lo ha conseguido. A pulso se ha ganado el sobrenombre de la 'ciudad de los museos'. Y es que Málaga es ya sinónimo de arte. Con casi medio centenar de centros entre pinacotecas, galerías y otros espacios expositivos, la ciudad cuenta con una oferta adaptada a todos los gustos y edades.

Pese a esta variedad, cualquier recorrido artístico que se precia debe incluir entre sus paradas la visita al Museo Picasso, el Centro Pompidou, el Museo Carmen Thyssen, el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo y el Centro de Arte Contemporáneo (CAC). Cada uno de ellos con las colecciones más actuales y actividades paralelas con las que completar la experiencia.

En 2003 llegaron a Málaga dos proyectos que cambiaron la situación. Por un lado, en CAC en febrero y, por otro, el Museo Picasso en octubre. Ambos representan el verdadero punto de inflexión en el devenir de la oferta expositiva de la provincia. Los dos plantean una proyección internacional inédita hasta la fecha, al tiempo que inscriben a la ciudad en la nómina de destinos predilectos a la hora de conocer tanto el arte moderno y de vanguardia del siglo XX como los lenguajes más actuales de la creación contemporánea.

Para llenar el vacío de arte del siglo XIX llegó en 2011 el Museo Carmen Thyssen, cuya gran baza es la pintura andaluza de esos cien años. Abierto en el recuperado palacio de Villalón, el centro nacía de la cesión gratuita durante 15 años de Carmen Thyssen de un conjunto que supera las 200 piezas de su colección. Seis años después, esos fondos siguen representando el gran reclamo de la institución. Como revulsivo cultural y reclamo turístico arribaron a finales de marzo de 2015 las filiales del Centro Pompidou y del Museo de Arte Ruso de San Petersburgo.

La ciudad que vio nacer a Picasso se apoyó en la figura del mayor genio artístico del siglo XX para levantar un proyecto ambicioso que tuvo como último hito la apertura del Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana hace poco más de un año.

Así, el camino hacia la modernidad cultural emprendido por Málaga se abre de la mano de Picasso, con la creación en febrero de 1998 de la Fundación Picasso-Museo Casa natal en los bajos del inmueble que acunó el artista en una esquina de la plaza de la Merced. Ahí está la semilla que ha germinado en las diversas ramas que han colocado a Málaga en un lugar destacado dentro de la oferta expositiva internacional.

La Casa Natal tuvo que esperar una década para disponer de todo el inmueble y ofrecer así no solo un lugar para el estudio, sino también una sala expositiva y un espacio donde recrear las estancias donde Picasso vivió sus primeros años.

Para todos los gustos

A los menos convencionales les encantarán las propuestas de La Térmica, un centro de creación cultural; el Museo del Automóvil, único en el mundo por su contenido; el Museo del Vidrio y Cristal, que sorprende por su belleza y originalidad; el Museo Interactivo de la Música (MIMMA), cuyo eslogan insta al visitante a 'tocar'; o Principia, un museo interactivo de ciencia de carácter práctico y divulgativo.

Entre las propuestas que abogan por la tradición se encuentra el Museo de los Usos y Costumbres Populares; la Fundación Picasso, el Museo Casa Natal, el Museo del Vino o el nuevo Centro de Arte de la Tauromaquia. Además, desde el Ayuntamiento recomiendan que se conozca el legado de dos de los mejores artistas malagueños actuales: Félix Revello de Toro y Jorge Rando, cuyas obras se exponen en las pinacotecas que llevan sus nombres.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos