No es fácil matar los fantasmas del pasado

JOSÉ FERMÍN HERNÁNDEZ LÁZARO

El dolor de los demás' viene a ser el dolor del autor de este libro, dolor que pretendió mitigar escribiendo el latido de sus propios recuerdos a los que quizá para comprender los secretos de su propio sentimiento suma en este libro los testimonios que sobre la muerte de dos hermanos quiso recoger veinte años después de que los hechos sucedieran. ¿Qué pudo llevar al amigo del novelista a matar a su hermana y luego suicidarse? Esa es la pregunta que late a lo largo de toda la lectura. Ahí aparecen para el autor los fantasmas del pasado. Cuando el suceso tuvo lugar tanto el escritor como todo su entorno personal no entendían cómo aquello había podido llegar a suceder. Ni sus amigos más íntimos se lo explicaban. Ni amigos ni familiares alcanzaban a entender lo que hizo Nicolás. Muchos años después de que aquello sucediera pudo al fin Miguel Ángel Hernández enfrentarse a diseccionar los días y las horas que precedieron al crimen y al suicidio. La novela desde el principio despierta el interés por conocer cuál fue la verdadera causa de que los hechos se produjeran. La intención del autor es descubrir por qué su amigo acabó con la vida de su hermana y decidió después arrojarse desde las alturas al fondo de un barranco para acabar con la suya propia. Todo aconteció en la huerta murciana donde Miguel Ángel Hernández nació y donde vivió aquella tragedia del día de Nochebuena. Nicolás era su mejor amigo, convivían a diario y sin embargo ni remotamente podía imaginar que aquello pudiera suceder. ¿Cómo era posible que pocas horas después de haber estado con su amigo Nicolás éste matara a su propia hermana salvajemente sin que se apreciara en él un comportamiento que no fuera el habitual? 'El dolor de los demás' interesa porque su autor usa del propio misterio que es para él el trágico episodio. No desvela el autor -ni parece necesario hacerlo para que el suspense se mantenga- cuál fue la causa concreta que movió a su amigo a semejante acción. Hay páginas de la novela en que más parece la crónica de un periódico de sucesos que otra cosa. La investigación que el escritor lleva a cabo para intentar comprender aquel suceso le lleva a revisar el noticiario de la época tanto en prensa como en televisión. De este medio consigue visionar no sin dificultades unas imágenes de aquel luctuoso día en las que el propio novelista hace unas declaraciones. Entre los personajes que aparecen en el relato hay alguno que se atreve a sugerir, suponer o a afirmar la oscura causa que llevó a Nicolás a tal extremo. «Yo he oído que quizá entre los hermanos había algo...». El libro tiene y mantiene la intriga hasta el final que es cuando el relator cae en la cuenta de que no había ido en la dirección adecuada para comprender algo más lo que pretendía. Una fotografía le da la luz. Es por supuesto un libro que intriga como le inquieta al propio Hernández. Y es libro que permite gozar de la lectura porque su autor no es novelista común sino un escritor más que digno de ser contado entre los escritores españoles más reseñables de este tiempo. 'El dolor de los demás' viene a ser un reflejo escrito del dolor de quien lo escribe. Pero esta es una advertencia muy personal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos