Diez relatos de un libro de fácil lectura y mejor literatura

JOSÉ FERMÍN HERNÁNDEZ LÁZARO

Habida cuenta de que el verano invita a leer libros más ligeros en contenido y continente que en otras estaciones del año y acabado aquél, puede uno pasar a la lectura novelas u otras obras de mayor densidad o extensión. Se dice de mayor densidad o extensión que no más profundas, porque el cuento como género literario tiene, cuando lo tiene, tanto mérito y valor como la novela más considerada. Es el caso de 'Denuncia inmediata', colección de relatos del escritor norteamericano Jeffrey Eugenides.

Cree uno que éste es un libro que puede colmar las expectativas de muchos lectores. Es de fácil lectura en los que con distintos títulos y en diferentes marcos y escenarios expone su autor las dudas, temores, inquietudes y desconciertos del ser humano de nuestra civilización y cultura.

Son diez relatos que atraen desde el principio. No hay en ellos ni juegos florales ni artificios de escaparate. «Tomasina tuvo una vez cinco orgasmos con un taxista llamado Veranes mientras estaban aparcados en Gansevoorz Street. El hombre tenía el pene curvo...». Así se expresa, o sea, al grano. Va al grano y lo hace con frases de alto rango literario. Eugenides entretiene y a la vez invita implícitamente a la reflexión porque plantea cuestiones que pueden suceder a 'personas corrientes' obligadas de pronto a tomar decisiones de cuya conveniencia nunca estarán seguras.

El sexo (de ningún modo per se) y el dinero o por mejor decir la cuestión económica, son conceptos que maneja el novelista para transmitir su óptica sobre la sociedad en la que vive.

Naturalmente el autor reconoció públicamente haber vertido en varios de sus relatos parte de sus propias vivencias, algo que es tácito en prácticamente todos los escritores.

En las distintas historias recogidas en este recomendable libro -cuyos originales hace varios años que escribió aunque sea ahora cuando se publican- lo mismo se refleja la audacia de quien se ve impelido a actuar de forma inesperada para salir de un atolladero, que se ponen de manifiesto las nefastas consecuencias a que puede conducir tomar decisiones de interés puramente materialista.

Las características psicosomáticas de los personajes no los retrata el autor directamente sino que los revela por las acciones y reacciones que adoptan para vencer sus sus dudas, sus temores y sus indecisiones. Más de un lector se verá reflejado en estas páginas.

A juicio de este lector la principal virtud de este escritor en este libro es la misma que ya manifestó en sus anteriores publicaciones. Suya es 'Las vírgenes suicidas' y de su pluma salió Middlesex con la que en el 2002 ganó el Premio Pulitzer de literatura de ficción.

Lean 'Denuncia inmediata'. Es literatura buena que se lee fácil y hace disfrutar. Y dicho con ánimo de justo reconocimiento ha de decirse también que este libro es otro de los que acreditan a la editorial Anagrama.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos