EL CIELO MÁS ESTRELLADO

Al lado del tronco fósil de Igea se ha colocado un planisferio gigante para facilitar a los visitantes la observación de las estrellas, ya que este espacio constituye uno de los puntos más oscuros de la Reserva Starlight de La Rioja. Además, se realizan todos los veranos unas jornadas de observación del cielo. Se trata de la oportunidad de contemplar el firmamento con la ayuda de aparatos específicos junto a un equipo de expertos en los lugares que previamente selecciona la organización de la Reserva de la Biosfera. Las Reservas Starlight, dependientes de la Unesco, son territorios comprometidos con la calidad del cielo nocturno y el de esta zona de La Rioja es de los mejores del planeta.