Bush pide a Hu Jintao libertad de culto, de reunión y de expresión para China

El encuentro en Washington entre los dos mandatarios concluyó sin grandes avances El presidente chino reconoce que el déficit comercial estadounidense es «insostenible»

EFE.WASHINGTON
Bush pide a Hu Jintao libertad de culto, de reunión y de expresión para China/
Bush pide a Hu Jintao libertad de culto, de reunión y de expresión para China

La agenda entre la potencia mundial y la emergente incluía temas como la balanza comercial entre los dos países, los derechos humanos en China, Taiwán, la piratería comercial o la cooperación en cuestiones energéticas, entre otros, pero ambas delegaciones habían dejado claro que no habría progresos importantes.

Como se esperaba, tras su reunión en el Despacho Oval, ambos presidentes se deshicieron en elogios sobre su buena relación y la importancia de su colaboración para el bien de sus dos países y todo el mundo. Pero a la hora de precisar logros concretos, quedó claro que aún queda mucho por hacer.

Cotización de yuan

En el asunto que más preocupaba a los estadounidenses, la cotización del yuan, Bush se limitó a declarar que esperaba que la moneda china se aprecie. Washington considera que la baja cotización del yuan, que fluctúa en una estrecha banda, mantiene artificialmente bajos los precios de las exportaciones chinas y contribuye al ingente déficit comercial que EE. UU. mantiene con China, de 202.000 millones de dólares.

Según Bush, el presidente chino reconoció que el déficit comercial con EEUU es «insostenible».«Evidentemente, el Gobierno chino se toma la cuestión de la divisa de manera muy seria y yo también», dijo. Por su parte, Hu se limitó a afirmar que ambos mandatarios han tomado medidas y que darán «pasos para resolver este asunto», aunque no precisó exactamente cuáles.

El año pasado Pekín aprobó una cierta flexibilización de su sistema de cambio, que ha sido, según el subsecretario de Estado de EE. UU., Robert Zoellick, «dolorosamente lento» en aplicar.

En lo que respecta a la política internacional, los dos presidentes tampoco anunciaron ninguna medida específica. EEUU, partidario de imponer sanciones a Irán por el programa nuclear de la República Islámica -que Washington cree que tiene fines militares-, esperaba aprovechar la reunión para atraer a Pekín a sus posiciones.

Hasta el momento, China había dejado claro que no es partidaria de sanciones a Teherán y tras la reunión no parecía que hubiera habido ningún giro. Bush solo dijo que ambas partes están de acuerdo en la necesidad de impedir que Teherán llegue a tener armas nucleares y se encuentran en condiciones de «trabajar sobre tácticas» para solucionar la disputa con Irán.

En lo que respecta al programa nuclear de Corea del Norte, el presidente estadounidense pidió más ayuda a Pekín para lograr avances en las conversaciones a seis bandas. Hu aseguró que China «siempre ha hecho esfuerzos constructivos para desnuclearizar la península coreana» pero admitió que esas conversaciones sufren «algunas dificultades».

«Espero que las partes puedan mostrar más flexibilidad, colaborar y crear las condiciones necesarias para una pronta reanudación de las conversaciones», agregó el presidente chino.

Acerca de Taiwán, Hu reiteró la postura de Pekín de que la isla forma parte «inalienable» de China, mientras que Bush expresó su apoyo a la política de «una sola China» y condenó cualquier intento «venga de donde venga» por alterar el «status quo».