OTRA VUELTA EN EL CICLO

CAUTIVO Y DESARMADO - PABLO ÁLVAREZ

Está el Gobierno nacional a punto de terminar de tramitar y de empezar a (intentar) aprobar una nueva ley de Educación. Es lo que toca, porque se trata de un gobierno del PSOE y el anterior fue del PP. Como dicta la norma no escrita de este país, cuando hay un cambio de color en el gobierno y el que llega tiene tiempo (o sea, más de cuatro suspiros) toca intentar cambiar el sistema educativo.

Y toca no hacerlo «a favor de», es decir, pensando en mejoras que sean efectivas para un sistema imperfecto (que no desastroso, no exageremos) sino «en contra de». Es decir, en contra de la anterior normativa, porque era sectaria, inmoral y nos ha conducido al desastre y al apocalipsis en las aulas. Porque era de los otros, vamos.

Ahora toca otra vuelta en ese ciclo, y ya en el PP andan elevando de nuevo el mismo grito al mismo cielo, porque la ley que llega es, de nuevo, sectaria, inmoral y blablabla.

Repito, nuestro sistema escolar no es un desastre. Pero es manifiestamente mejorable, sobre todo en medio de un debate sin precedentes sobre los métodos y los fines que recorre el mundo educativo como prácticamente nunca antes.

Así, hay maestros por todo el país peleando duramente por cambiar la manera en la que se hacen las cosas en las aulas, y encontrándose con dificultades igual de duras. Las cosas cambian, y se van moviendo, pero no porque haya un impulso desde arriba, sino porque hay un sentimiento creciente desde abajo.

Que nuestros próceres no atiendan a ese movimiento sino a sus politiqueos de casi siempre no deja de ser una desgracia. Quizá requeriría, ay, otros políticos terminar de una vez con este ciclo eterno.

 

Fotos

Vídeos