El vértigo del 'brexit'

Solo cabe esperar que la alambicada resolución de la cumbre europea contribuya a que el Reino Unido se decante

El vértigo del 'brexit'
Diario La Rioja
DIARIO LA RIOJA

El Consejo Europeo resolvió la noche del jueves ofrecer al Reino Unido una prórroga para la aprobación de las condiciones del 'brexit' acordadas, y que ya han sido rechazadas en dos ocasiones por el Parlamento de Westminster. Parece más que probable que ocurra lo mismo en la votación de los Comunes la próxima semana. En ese caso, los 27 brindarán a Londres la posibilidad de continuar a su espera, siempre y cuando precise antes del 12 de abril para qué va a emplear el tiempo añadido.

En esa fecha en la que deberían convocarse las elecciones europeas también en el Reino Unido, a no ser que Westminster rubrique el acuerdo de desconexión con anterioridad u opte por romper amarras con la Unión sin acuerdo. La dilación del 'brexit' no está variando sustancialmente las posiciones iniciales de los parlamentarios británicos. Todo lo contrario, a medida que se suceden los días y las votaciones, el desconcierto va a más -tanto en el ámbito institucional como en la opinión pública- y se devalúa el papel de Theresa May. El 'brexit' provoca vértigo, por lo que no hay razones para esperar que a lo largo de abril o de mayo la situación mejore hasta dar lugar a una mayoría parlamentaria que se incline abiertamente a favor del acuerdo defendido cada vez más en solitario por la primera ministra. A no ser que, dadas las circunstancias, antes del 12 de abril Londres se remita al escrutinio de las elecciones europeas del 26 de mayo para proceder a continuación a una enésima votación en Westminster. Pero tal opción suscita especial inquietud entre los más entusiastas del 'brexit', puesto que los comicios para el Parlamento de Estrasburgo adquirirían una connotación plebiscitaria indudable, pudiendo poner en cuestión incluso la vigencia del referéndum de 2016. Hoy marcharán por las calles de Londres los británicos que no han sido atendidos desde entonces; los partidarios de que el Reino Unido continúe formando parte de la Europa comunitaria y los favorables a que se celebre un segundo referéndum en vista de las manipulaciones y mentiras que determinaron el resultado del anterior. Theresa May no logra representar al Parlamento británico en un asunto tan crucial para el futuro del Reino Unido.

Westminster tampoco es capaz de alumbrar una mayoría que se haga cargo del 'brexit' u ofrezca otra alternativa. Conservadores y laboristas presentan tantas diferencias internas que ni siquiera pueden considerarse partidos dada su falta de cohesión y de responsabilidad política. Solo cabe esperar que la alambicada resolución de la cumbre europea contribuya a que, finalmente, el Reino Unido se decante.