Veinte años de lengua y patrimonio

Veinte años de  lengua y patrimonio

«San Millán de la Cogolla es hoy, gracias a la Fundación, un centro cultural y de visita universal de primer orden, ejemplo de convivencia de religión, cultura y turismo»

El día que se produjo la Declaración de los Monasterios Emilianenses de Suso y Yuso como Bienes Culturales Patrimonio de la Humanidad supuso un antes y un después en la historia de estos lugares. La Rioja entendió que más que la culminación de un proceso, era el inicio de otro y la continuación de un compromiso histórico adquirido hace más de mil años en el escritorio de San Millán. Para llevar a cabo esta responsabilidad, el Gobierno de La Rioja auspició la creación de un órgano de gestión que permitiera que los Gobiernos Autonómico y Estatal, instituciones y empresas, aunaran esfuerzos para hacer de San Millán un centro de cultura y de visita de valor universal y para lograr que sea uno de los principales focos de estudio y difusión del español. Surgió así, el 8 de octubre de 1998, la Fundación San Millán de la Cogolla, cuya Presidencia de Honor ostenta la Princesa de Asturias y, hasta su mayoría de edad, Su Majestad el Rey Felipe VI.

Son veinte años los que la Fundación lleva trabajando para cumplir los objetivos para los que fue creada: proteger los monasterios de San Millán y su entorno; fomentar su desarrollo social, económico, cultural y turístico e investigar y difundir la lengua española. Una lengua que es parte esencial de la historia y de la cultura de esta Comunidad por su trascendental papel en los orígenes del español. En estos 20 años San Millán se ha convertido en un referente cultural y turístico, pero sin perder su idiosincrasia ni las condiciones que propiciaron su declaración; antes bien al contrario, reforzándolas; sirva como ejemplo su elección en 2016 por la UNESCO como ejemplo de Bien Patrimonio Mundial en el que conviven en perfecta sintonía religiosidad, cultura y turismo.

Desde 1998, la Fundación ha trabajado intensamente en la recuperación y en la gestión de este conjunto patrimonial, para mantener su valor espiritual y cultural y para promover su conocimiento. Son muchas las obras y restauraciones que se han acometido para proteger y cuidar estos monumentos.

La Fundación, además, ha promovido el programa de educación patrimonial Emilianensis. Descubre los Monasterios de La Rioja, que ya en 2011 recibió el Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural, Premios Europa Nostra, en la categoría de «educación, formación y sensibilización». El jurado valoró el «excelente uso de la restauración de un Bien Patrimonio Mundial como una herramienta para llegar a un público muy amplio y para buscar apoyos para su protección» y destacó que «a través de este método, el Aula de San Millán ha contribuido de manera especial a la 'pedagogía del patrimonio', objetivo que desde hace pocos años se han marcado las Instituciones Europeas».

Después de la declaración de San Millán como Patrimonio de la Humanidad, el incremento de las visitas a estos lugares ha sido muy considerable. Y en su deseo de seguir incentivando el turismo en San Millán y, por tanto, de contribuir al desarrollo económico y social de la zona, ha creado la Fundación el Festival de Artes Escénicas San Millán, escenario vivo.

Pero San Millán no solo atrae a visitantes y turistas, como hace más de mil años atraía a numerosos peregrinos y devotos; atrae también a estudiosos e investigadores. Una vida cultural que se inició en la época medieval y que fue especialmente prolífica y floreciente en los siglos X y XI. De su escritorio surgieron los primeros, los más abundantes y los mejores textos escritos en español, que nos hablan del enorme caudal de conocimientos y de medios con que contaban los monjes emilianenses en la Alta Edad Media.

Hoy se sigue trabajando en pro de la cultura. Más de mil años después, los soportes, los medios, los métodos y los conocimientos han cambiado, pero no el impulso intelectual que impregnó las conciencias de aquellos monjes. Buscaban el conocimiento y su difusión. Hoy se sigue con este objetivo desde el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua), una referencia indiscutible para el estudio del español, que trabaja estrechamente con el Instituto Cervantes y la Real Academia Española. Durante sus trece años de vida, el Cilengua, como Centro de I+D reconocido oficialmente, ha llevado a cabo más de 200 reuniones científicas, encuentros y congresos; ha publicado más de 100 libros y ha trabajado y realizado actividades y firmado acuerdos con la Universidad de La Rioja, pero también con otras universidades españolas, como la Universidad del País Vasco, la Universidad de Sevilla o la Universidad de Salamanca por citar algunas. Y con universidades extranjeras, como las americanas de Harvard, Columbia, Princeton, Pensilvania, Nueva York, California y Florida; la British Columbia de Canadá o las europeas de La Sapienza y La Sorbona o la Universidad Hebrea de Jerusalén. El antiguo escritorio, aquel en el que se escribieron los primeros textos en español, se ha convertido hoy en un moderno centro de investigación.

San Millán de la Cogolla es hoy, gracias a la Fundación, un centro cultural y de visita universal de primer orden, ejemplo de convivencia de religión, cultura y turismo. Como presidente del Gobierno de La Rioja y presidente de la Fundación San Millán de la Cogolla seguiré apoyando y alentando la labor de esta institución y asumiendo el compromiso que supone tener un Bien Patrimonio Mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos