La única patria

MARÍA ANTONIA SAN FELIPE

Que es mi barco mi tesoro,/ que es mi Dios la libertad, /mi ley, la fuerza y el viento,/ mi única patria, la mar. (Canción del pirata. 1835 José de Espronceda).

Ya les confieso que yo de fútbol no entiendo pero la noticia del fichaje del Julen Lopetegui por Florentino Pérez, anunciada a 72 horas de dar comienzo el mundial de fútbol, me ha dejado perpleja. Yo creía que nada había más importante para un entrenador que serlo de la selección española, pero por lo visto el prestigio y la ética profesional son menos atractivos que el dinero y éste mucho más importante que la ilusión de un país. Al escuchar el fichaje estrella del Real Madrid me ha venido a la mente La canción del pirata de Espronceda, solo que aquí la única patria no es el mar sino el vil metal. Ya no quedan románticos y a los soñadores los llaman tontos. Todos fantaseando con nuevas gestas deportivas de 'la Roja', todos con el corazón ensanchado y los puños prietos a ver si repetimos la hazaña de 2010 y el seleccionador negociando un sustancioso contrato para él en vez de pensar en la estrategia deportiva que conduce al éxito colectivo.

Llevamos años viendo como las patrias se invocan cuando interesa cuando la única patria verdadera parece ser el dinero. ¡Cuántas miserias ocultan las patrias! También en el fútbol ocurren cosas muy sospechosas, excesos que no se quieren ver porque afectan a los símbolos de nuestro deporte rey. Estos días muchos corruptos han entrado en prisión, el último Jaume Matas, exministro de Aznar y expresidente de Baleares. Iñaki Urdangarín, el yerno del Rey emérito y el cuñado del actual, va camino de la cárcel, no será el último de la fila. Durante años en este país han ocurrido escándalos de los que muchos no querían darse por enterados hasta que ha sido necesario hacer limpieza general. Afrontamos un tiempo nuevo de mayor exigencia ética y espero que de fomento de valores universales. Aunque mirando al mundo he de confesar que el apretón de manos entre el dictador Kim Jong-un y el excéntrico presidente Trump o la actitud hipócrita de Europa y del ministro italiano, el ultraderechista Salvini, respecto al salvamento humanitario del Aquarius te vuelven escéptica respecto al futuro.

Pero volvamos a España. Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, cesó el miércoles a Julen Lopetegui. Pese a las voces que lo han criticado, yo creo que ha hecho lo que debía. Si a los jugadores se les pide que no piensen en sus equipos sino en la selección, el entrenador no puede tener la cabeza en otro sitio que no sea cohesionar a los seleccionados en aras de la efectividad deportiva. El mismo día, el ministro de Cultura, Màxim Huerta, ha presentado su dimisión al conocerse una sentencia descubriendo que defraudó 256.778 euros al fisco entre 2006 y 2008. Es cierto que ha pagado dos veces, la multa y la dimisión, pero deja alto el listón del que no puede despistarnos el cinismo del PP. A partir de ahora, un entrenador podrá errar en la estrategia, un ministro podrá cometer errores de gestión pero ninguno puede equivocarse en la honestidad de sus comportamientos públicos.

El cese de Lopetegui y la renuncia de Huerta son dos señales importantes que marcan el comportamiento ético para el futuro y sientan un precedente de ejemplaridad. Ni la Federación española de fútbol puede permitirse una mancha, ni el Gobierno de Sánchez un borrón cuando ambos están tratando de regenerar la herencia del reciente pasado. Es bueno que corra el aire, que 'la Roja' meta goles y que el Gobierno acierte. Yo, con permiso de Espronceda, me atrevo a esta licencia poética: Que España es nuestro tesoro,/ nuestro Dios la libertad,/ la ley, la que iguala todo, /nuestra patria, la verdad.

 

Fotos

Vídeos