Turismo de calidad

Este año no se batirá el récord del número de visitantes, que registrará un débil descenso por la devolución de los turistas prestados que hemos recibido de otros destinos en conflicto -Turquía, Túnez o Egipto- que se han normalizado. Pero sí seguirán aumentando los ingresos de esta industria. Y esta es la tendencia que debe impulsarse: mejorar cualitativamente la oferta. Deslizar una parte del turismo de sol y playa, que no puede aumentar indefinidamente, hacia un turismo menos masivo y diversificado. Los entes locales y las comunidades autónomas han de ser los actores responsables de esta transformación, que reconciliaría a la ciudadanía con el turismo -hay ámbitos de saturación que se han vuelto inhabitables- y proporcionaría sostenibilidad a un negocio que no debería ser coyuntural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos