Mi solución: el avión

Mi solución: el avión

FÉLIX CARIÑANOS

Pensaba yo que en estos últimos días lo más importante que había ocurrido en Madrid era la dimisión de Simeone, el entrenador italiano del Real Madrid, mas resulta que no, que la urbe villa continúa funcionando tan campante al margen de esta hecatombe (ahora creo recordar que el tal Simeone no es italiano, pero no importa; pregunte usted a algún vecino que entienda de fútbol y le solucionará esta descomunal duda). Me confirma lo de Madrid mi amigo Alfredo, que me ha llamado esta semana para saber cómo me encontraba, y le he dicho que las primeras cerezas han salido abiertas a causa de las lluvias. Ha añadido que él tampoco ha notado cambios en su trabajo por los desplazamientos acontecidos en el Congreso, aunque sí se ha interesado por las tormentas y aguaceros en su Jerte natal.

Personalmente, he percibido escaso interés en mis alrededores por los recientes sucesos políticos; acaso sea porque en la vida diaria me rozo exclusivamente con personal de los de abajo. La verdad es que no me extraña demasiado porque la opinión acerca de los políticos en España navega a la baja a causa de tanto acontecer carente de la más mínima gracia, y ya aburre. La realidad es que el hastío se había convertido en un clamor y el morlaco de la corrupción se ha llevado por delante a Rajoy, y mira que le había avisado veces a lo largo de la faena...

Pero ha saltado a la arena un espada más decidido, que incluso ha pillado desprevenidos a los maestros más experimentados y que se ha llevado los máximos trofeos abriendo, además, la Puerta Grande como no se había visto desde la década de los años 70, la tan traída y llevada Transición. Este es el nuevo Cordobés, que en menos de una semana, mediante su faenón, ha logrado que se aten los machos los hombres y las mujeres de la res pública. El ruedo ibérico está patas arriba; ríase usted del salto de la rana. Recupérese de la cornada el PP e intente llenar sus tendidos de aficionados para las próximas elecciones; aumente -si es posible- su protagonismo Ciudadanos en esta nueva situación; aproveche la ocasión Podemos si quiere avanzar en los venideros comicios (acojonante la anécdota de Monedero aprisionando por los hombros a Soraya: ese es un hombre de hoy, olé); logre el PSOE ahora soldar a las izquierdas con vistas a los pactos postelectorales. A los nacionalistas les auguro un futuro todavía mejor, aunque van a tener que lidiar con constitucionalistas incluso más astutos y férreos que los anteriores. Pobrecicos.

¿Y La Rioja? Echo las cartas y la hallo excelentemente situada, al estilo de siempre. Por mi parte, me ha entrado últimamente el perrenque de los viajes como a cualquier jubilado que se precie, mas, al ocurrirme que vivo a cuatro kilómetros de La Rioja y a dos de Rioja Alavesa, ando un poco falto de comunicaciones, así que he aprovechado la ocasión de comprar un avión a muy buen precio para viajar a tutiplén. Solo tiene dos defectillos: gasta bastante combustible y, al ser supersónico, se pone en un pispás fuera de España. Por eso le he pintado alrededor en letras rojas la siguiente leyenda: «Avioncico, avioncico, / no levantes tanto el vuelo, / que si te sales de España / me vas a joder el sueldo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos