DE SETAS A ROLEX

DE SETAS A ROLEX
JAVIER GALIANA
JAVIER GALIANA

Han pasado poco más de 25 años desde que las 'www' aparecieran en nuestras vidas y algunos de los términos que eran la última moda en el mundo digital hace escasos años suenan ya al pleistoceno: Napster, SeriesYonkis, MSN Messenger, Ozú, Yahoo,... El descubrimiento de las posibilidades que internet nos ofrecía nos volvió locos. Se abría una ventana a través de la cuál todo era posible: ver (o tratar de ver) los últimos estrenos de películas de forma gratuita, escuchar la última canción de moda sin tener que pagar nada, leer las últimas noticias sin tener que acudir a los kioskos, encontrar los chollos más grandes a la hora de programar tus vacaciones... Eran tan grandes las posibilidades que si no estabas ahí, no existías: estabas muerto. El boom de las puntocom llegaba a nuestras vidas. Así, si querías tener un futuro y vender tu producto, tenías que estar en internet al precio que fuera. Fue ese momento en el que esa maravillosa ventana que nos asomaba al mundo para ofrecernos alcanzar cualquier cosa antes inimaginable empezó a llenarse de más y más información (y desinformación). Nuestro bonito acceso al todo se convirtió en un maremágnum en el que era una aventura casi imposible distinguir en la red un diamante de una aceituna. Pero claro, ahí estaba Google, nuestro gran aliado dispuesto a ayudarnos y a ofrecernos los contenidos de calidad y mejores en las primeras posiciones para facilitarnos la labor (¿o eran los contenidos mejor pagados los que se posicionaban mejor?).

Y hete aquí que en esta sociedad en la que todo va más deprisa los usuarios empezaron a cansarse de tener que entregar lo más valioso que tenían, su tiempo, para poder encontrar los diamantes. Y fue entonces cuando los términos de una nueva época en internet aparecieron en nuestras vidas: Netflix, Spotify, HBO,...ON+. El público empezó a acercarse directamente a aquellas marcas que le generaban seguridad para buscar una buena oferta de contenidos con los que disfrutar en su escaso tiempo de ocio. Sí, llegaba el cambio de era, de la cantidad a la calidad, del todo gratis al servicio premium.

Mañana jueves por la mañana en el Centro Tecnológico de la Fombera un conjunto de expertos en el mundo del vino y sus posibilidades en el entorno digital se citarán en Logroño. Decían desde el ICEX en las jornadas del año pasado que se mueven cerca de 10.000 millones de dólares en el mundo del comercio electrónico en el vino y que el comercio online seguirá creciendo a doble dígito los próximos años. Eso es una realidad innegable pero, ¿cómo abordarlo? Volviendo a las marcas que nos generan confianza confesaba Quim Vila el otro día que en este mercado global vender sólo por precio no es el camino del futuro. También Juan Manuel Bellver (Lavinia) confesaba en Logroño el año pasado que en este comercio del vino cada vez más especializado y más global no podemos olvidar la visión culta y humanista para transmitir pasión.

Ha llegado el momento de conceder a nuestros productos el valor que merecen,..y de MIMAR al cliente. Ese es el reto, pasar de las setas...a los Rolex.

(*) Director de Negocio de Nueva Rioja SA.