LOS SANTOS INOCENTES

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

Me piden una reflexión sobre la situación de las comunicaciones en La Rioja y me viene a la cabeza 'Los santos inocentes' de Miguel Delibes. Quizás porque en Extremadura hay una plataforma que tomó prestado a Azarías el nombre de su 'Milana bonita' para encauzar las protestas ciudadanas por las continuas averías de los trenes. Ha bastado que los extremeños alzasen la voz para que todo el país conociese su situación.

Veo también santos inocentes en los agrupados bajo el lema 'Teruel existe'. Y, asimismo, en los conjurados al grito de 'Soria ¡Ya!' cuyas demandas también se escucharon en toda España en una histórica manifestación el 28 de diciembre, marcha que tendrá su réplica el próximo mes en Madrid.

Los riojanos también están hartos del maltrato sufrido en materia de infraestructuras, que alcanzó su cúspide en el indigno compromiso de gasto previsto en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el 2019. ¡Gloria al cielo por el fracaso de las Cuentas! Siempre será mejor malo conocido que pésimo por padecer.

Las inversiones en comunicaciones son fundamentales para el desarrollo económico y social de cualquier territorio. Y en La Rioja podemos conceder que existe un consenso social y político sobre el potencial turístico de la región y su capacidad para atraer con pasión a los enamorados del arte, la cultura, la gastronomía, el vino, la historia... Así que tenemos producto que vender a potenciales compradores, pero el panorama de comunicaciones no facilita en modo alguno desplazarse hasta aquí. Estas son las opciones: jugársela a un vuelo -en singular- que se cancela o se desvía cada dos por tres, hacer cabriolas ante la limitada frecuencia de trenes o venir en coche a una Rioja deficitaria en autovías, excedente en peajes.

¿Secundamos a los santos inocentes mencionados? ¿Montamos una buena en la Castellana?... No nos precipitemos: tan difícil es venir a La Rioja como salir. Que se lo pregunten a las empresas que han desistido instalarse en un erial para toda estrategia logística.