Reclamaciones a bancos

Las reclamaciones dirigidas a las entidades bancarias por sus clientes, en caso de ser desatendidas, cuentan con una vía de denuncia ante el Banco de España. Pero éste no puede intervenir más que mediante recomendaciones que el banco emplazado no tiene obligación de aplicar. Las entidades financieras apuran las posibilidades que les ofrece la normativa vigente en defensa de sus intereses. De modo que son demasiados los casos ante los que los bancos ni atienden al cliente en su reclamación ni siguen las recomendaciones puntuales del supervisor. La indefensión en que se encuentran las personas y las familias ante las condiciones en las que contratan hipotecas y préstamos no se refiere únicamente a su perentoria necesidad de conseguir financiación, y a la práctica imposibilidad de hallar ofertas más o menos ventajosas en un mercado en el que la competencia resulta a menudo aparente. Esa indefensión tiene que ver también con el hecho de que, en caso de disconformidad, han de optar entre el criterio que fije el banco de que se trate y la siempre disuasoria demanda ante los tribunales. Razón por la cual la intervención del Banco de España debiera ir algo más allá de la recomendación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos