¿Para cuándo?

¿Para cuándo?

MAYTE CIRIZA

Cientos de personas se manifiestan en el centro de Madrid llegados en autobuses desde todos los puntos de la comunidad, después de horas de viaje, para protestar por el calamitoso estado de las comunicaciones por ferrocarril. Una región unida, con todos los partidos políticos al frente. Representantes institucionales, miembros del gobierno autónomo, alcaldes de todos los municipios, organizaciones empresariales y sindicatos acompañan esta manifestación ciudadana que reclama, por segundo año consecutivo, un tren digno.

Queremos unas razonables comunicaciones por tren con Madrid y con el resto de España. Las frecuencias son mínimas y la velocidad media es parecida a la de una diligencia. Se tarda el mismo tiempo que hace 50 años en llegar a las capitales de provincia limítrofes.

¿Dónde está el equilibrio entre comunidades y la igualdad entre los habitantes de cada una? Desde luego, no en las comunicaciones por ferrocarril. Escasa frecuencia y mal servicio, porque no hay día que no llegue la noticia de que el tren llega con retraso o de que se ha parado en mitad del trayecto.

Mientras a Madrid se puede llegar en alta velocidad desde el sur, desde el levante, desde el noreste, desde el noroeste, en cambio por La Rioja solo pasan trenes de otro siglo, con continuos retrasos e innumerables incidencias.

Cuando leía que cientos de personas se mojaban bajo la lluvia en Madrid el pasado fin de semana por un tren digno, por un momento pensé que ya podíamos ser los riojanos los protagonistas. Pero no, no era La Rioja la que se concentraba y manifestaba en Madrid para denunciar las comunicaciones lamentables por ferrocarril que tenemos en nuestra tierra, sino que eran los extremeños, que por segunda vez volvían a hacer visible su falta de suficientes conexiones por tren.

Mientras tanto, nuestras regiones vecinas tienen alta velocidad o están a punto de tenerla, con lo cual la diferencia competitiva va a ser insalvable, con el consiguiente perjuicio económico y empresarial. Nos quedaremos en un agujero negro en el mapa de progreso de la alta velocidad. ¿Y qué hacemos en nuestra tierra mientras tanto? Nada. Que se manifiesten los extremeños. Aquí aplicamos el riojanismo «qué chorra más da». En La Rioja, un tren digno, ¿para cuándo?

 

Fotos

Vídeos