#NiUnPasoAtrás

#NiUnPasoAtrás

De día histórico tildamos el 8 de marzo del pasado año en nuestro país. Apenas hace falta echar la vista atrás para volver a recordar el grito unánime de las mujeres en cada de unas de las miles de personas que salieron a las calles entonces; pero nuestra mirada y todo nuestro esfuerzo tiene que estar puesto ahora en hacer de este Día Internacional de las Mujeres de 2019 un altavoz reivindicativo todos y cada uno de los días del año por la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres.

Por segundo año consecutivo se ha convocado la huelga feminista del 8 de marzo, a la que de nuevo y como no podía ser de otro modo, desde Mujeres Riojanas Progresistas nos sumamos, porque desgraciadamente, las desigualdades entre mujeres y hombres siguen vigentes. Lejos de disminuir, vemos a diario cómo se siguen menoscabando los derechos de las mujeres en todos los ámbitos y lo que es aún peor, nuevos embistes quieren hacer tambalear otros ya conseguidos.

De modo que este 8 de marzo tiene la importancia histórica de poner voz a las injusticias y desenmascarar las falsedades que nos llegan de quienes no creen, ni quieren creer que todas las personas debemos tener los mismos derechos y las mismas oportunidades. Frente a esta coyuntura social y política, solo existe una respuesta, la del movimiento feminista, plasmado en la calle, en el movimiento civil organizado y en la representación institucional donde se debaten y aprueban medidas reales y eficaces para combatir dichas discriminaciones.

Desde Mujeres Riojanas Progresistas, decimos con firmeza «Ni un paso atrás», y seguiremos alzando la voz mientras veamos un atisbo de peligro en los logros conseguidos para todas las mujeres en lo que a políticas de igualdad de género y contra la violencia de género se refiere. Gritaremos los 365 días del año que nuestros derechos son intocables y que no hay pacto posible con quienes defiendan lo contrario, contra el sistema patriarcal al completo.

Apelamos a la responsabilidad que tiene toda la ciudadanía en lo que nos jugamos como sociedad que aspira al mejor de los estados del bienestar en la búsqueda de un mundo justo e igualitario, ejerciendo nuestra responsabilidad democrática en las próximas citas electorales. Es nuestro compromiso como sociedad, que avances imprescindibles para la consecución efectiva de la igualdad no queden paralizados y puedan ver la luz, como es el caso de las medidas urgentes para el desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, las leyes de Igualdad Laboral, la Ley Contra la Trata con fines de Explotación Sexual, la Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia o la modificación del Código Penal en lo referente a los delitos sexuales.

En nuestra mano está hacer que todos los días sean 8 de marzo al grito de #NiUnPasoAtrás.