Una medida razonable

La aprobación, por parte del Consejo Regulador, de un 'stock' adicional de hasta el 8% para la próxima vendimia supone una medida ambiciosa, casi revolucionaria en un sector que mide con extrema cautela sus pasos. Es cierto que ya se intentó, con escaso éxito, un precedente, en el año 2007, pero de aquel fracaso se han extraído enseñanzas y, al arbitrar ahora la posibilidad de la gestión individual del 'stock', el sistema resulta mucho más flexible. En la decisión que ayer tomó el Consejo pesó la sucesión de fenómenos adversos que se registraron en las dos últimas campañas: en el año 2016, por culpa de la sobreproducción, quedaron sin vendimiar muchas uvas de calidad; uvas que se echaron muy en falta en el año 2017, cuando una brusca helada diezmó la cosecha y creó problemas de abastecimiento. Resulta, por lo tanto, comprensible la idea de contar con una «despensa» de uvas de calidad que permita afrontar este tipo de circunstancias imprevisibles. El tiempo revelará si la medida está bien atada en todos sus extremos y funciona correctamente, pero en principio su aprobación parece razonable y supone un avance del que se aprovecharán especialmente las cooperativas y las bodegas de pequeño o mediano tamaño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos