Las luces de Haro

En el límite del año 2022 ha marcado Red Eléctrica Española (REE) el inicio del tendido de la línea eléctrica Haro-Alcocero de Mola (Burgos) a la que el Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) ha dado su aval con las salvedades técnicas suficientes para que el Ayuntamiento de Haro admita que, a falta de conocer la letra, no le disgusta cómo suena la música. Las determinaciones a las que obliga el MITECO prevén, sobre el papel, un menor impacto en el paisaje que protegerá la iniciativa legislativa popular que ahora se tramita en el Parlamento de La Rioja. La nueva ruta eléctrica no invadirá viñedos objeto de protección especial y su salida desde la subestación de Haro hacia Burgos tendrá un único tendido que incluirá la línea objeto de la polémica y la ya existente Miranda-Laguardia. Se trata, en definitiva, de hacer compatibles los legítimos afanes conservacionistas con las necesidades tecnológicas capaces de garantizar que el suministro de energía a Haro y su entorno no se verá amenazado ni aún registrándose un aumento de demanda, deseable por otra parte, en un horizonte no demasiado lejano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos