LA LLAMADA AL RECHAZO

MANUEL ALCÁNTARA

El Gobern ha llamado a desoír al Rey en su visita a Cataluña. Le han escuchado los de siempre, mientras Torra expone su peculiar manera de entender la hospitalidad catalana. La carta que escribió el Rey la firmaron Puigdemont y Artur Mas. Lo que se le exige al Rey es negociar la independencia. Es el peligro de llamar a las cosas por su nombre, en vez de hablar de 'relaciones bilaterales', porque se trata de la independencia de Cataluña, y el 'molt honorable' Quim Torra se ha puesto de acuerdo con otros 'molt honorables' para destruir lo que estaba unido. No sabemos cuáles serán las claves de lo que algunos se atreven a llamar, con diversos nombres, 'jaque al rey'. Pedro Sánchez no ha tenido otro remedio que aceptar lo que se le impone y el asunto es si el presidente del Gobierno puede tolerar las humillaciones al Jefe de Estado.

El hombre clave es Torra, pero no sabemos cuál es la clave. Hay varios 'molt honorables' y los independientes, que esperaban la decisión, saben que ya ha llegado. Se ha organizado una sinfonía de pitos que no la mejora una final entre el Barcelona y el Real Madrid. La carta al Rey, que no puede ser feliz porque lo único que está buscando es el rechazo orquestado a Felipe VI, aprovechando los Juegos del Mediterráneo. Mientras, hablamos de La Manada. La duda de Torra proviene de no saber cuál es el momento oportuno, porque ninguno lo es. Mientras la ministra de Trabajo admite que conseguir la estabilidad presupuestaria equivale a intentar la cuadratura del círculo, sin especificar si se trata de un círculo que se ha vuelto vicioso a fuerza de acariciarlo. El caso es no hablar de las pensiones mientras hay 2,3 millones de españoles que sufren pobreza severa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos