LA LISTA MÁS VOTADA

MANUEL ALCÁNTARA

El presidente habla de «mano tendida», pero antes hay que normalizar las relaciones entre el Gobierno y Cataluña, que llevan mucho tiempo siendo anormales. La sorda batalla, como grita mucho, se deja oír por todos, mientras PNV y Bildu pactan una consulta previa sobre el Estatuto vasco. Soraya Sáenz de Santamaría ha superado a Pablo Casado en el primer asalto, pero el combate es muy largo. Tanto que los que estaban boquiabiertos han aprendido a bostezar con la boca cerrada. Las batallas intestinas acaban por tener más aliento. Mientras, Casado, que perdió por 1.500 votos, quiere conquistar apoyos para dar la vuelta al resultado. Como el campo de las ideas está muy poco poblado, el barullo es mayúsculo. Lo han agravado las deserciones de Rajoy y Feijóo, que han entendido que la única manera de alcanzar la fama de vencedor es no entablar ninguna batalla en la que se pueda perder.

Se dice que las excepciones confirman la regla, pero en realidad la perturban. La única, por ahora, es la que dice que todos somos mortales. Incluso Lázaro el resucitado debió de morir algún día, después de su ensayo general con todo. ¿Quiénes fueron a su entierro definitivo? También la Biblia tiene razones que la razón no comprende. En el Eclesiastés se lee esta súplica que alguien escribió hace siglos: «Señor, creo, ayuda a mi incredulidad».

Nuestros políticos no tienen tiempo para leer porque lo dedican todo a hacer declaraciones. Estamos en la Olimpiada de la bota y la alpargata y los toros del pueblo se han escapado, pero volverán a la muerte redonda de los cráteres ibéricos. Es su destino.

 

Fotos

Vídeos