Independentismo vaciado

La imprevista declaración con la que el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, recordó ayer el 27-O no tuvo más propósito que atenuar el desconcierto provocado en el universo independentista por un pronunciamiento unilateral que no se llevó a efecto y que continúa delatando la falta de coherencia y sentido de la realidad de un secesionismo además dividido. Su afirmación de que el momento actual es «de transición entre la declaración de independencia y su implementación efectiva» no sirve a los rupturistas ni de consuelo. Torra necesitaba dirigirse a los más incondicionales de la 'república catalana' reivindicando finalmente aquella fecha porque, junto a Puigdemont y Jordi Sànchez, había fijado para ayer la constitución de la Crida Nacional. Aunque del mismo modo que el presidente de la Generalitat no ejerce de tal, tampoco es capaz de explicar qué es o qué pretende ser esa nueva plataforma. Pregunta que se hacen públicamente los propios dirigentes del PDeCAT que fueron designados por Puigdemont en su última asamblea para apartar a Marta Pascal y dejar atrás a los 'convergentes'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos