HAY QUE ELEGIR

MANUEL ALCÁNTARA

No todos los fieles difuntos se disponen a guardar fidelidades a los muertos. Por eso y por otras cosas, la Abogacía del Estado acusó de un delito de sedición a los abundantes líderes del 'procés'. Ni siquiera los encarcelados pierden el miedo a ir a la cárcel. El presidente Pedro Sánchez sabía lo que esperaba pero nunca pudo esperar tanto. Lo peor que puede esperar un líder no es que se ausenten sus seguidores, sino que no los tenga porque han huido antes de que se les acuse de desertores. Ayer, sin ir más lejos, la Abogacía del Estado decidió acusar de sedición a los profusos caudillos del 'procés', donde hay más jefes que indios y han acordado que ya que no pueden hacer de jefes, se disponen a hacer el indio, mientras Messi ha valorado su traspaso al City en 300 millones de euros.

A veces nos creemos que somos el país más rico del mundo, aunque esté poblado por pobres. Se intenta volver a escribir el pasado sabiendo que es irrecuperable. El gran estorbo lo sitúan algunos en el siniestro sarcófago del Valle de los Caídos, pero demolerlo va a costar el mismo dinero que costó edificarlo. Los poetas dicen que el tiempo es una broma que se viste de luto cada día, pero que nadie puede guardar uno solo para cuando no haya.

La debilidad mostrada con Cataluña se ha convertido en su primera fuerza y lo único que está demostrado es que el que quiere separarse acaba por conseguirlo. Lo que no sabemos es la duración de los trámites. Solo nos serán revelados cuando España esté partida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos