El efecto Sánchez

El ímpetu con que destaca el PSOE se debe también a la salida del largo 'impasse' que vivía este país desde las elecciones de 2015

La encuesta del CIS publicada ayer, cuyo trabajo de campo se realizó entre el 1 y el 10 de julio, es la primera tras la moción de censura del 1 de junio que llevó a Pedro Sánchez a la jefatura del Gobierno. Recoge, por lo tanto, el llamado 'efecto luna de miel', que acompaña en las primeras fases a los líderes recién llegados, y no alcanza a tomar en consideración el 'efecto Casado', que muy probablemente haya afectado al respaldo social del PP. Sea como sea, la salida del PP del poder ha producido un vuelco en las preferencias electorales de los ciudadanos, que en abril todavía mantenían al PP, con el 24%, en el primer lugar de sus preferencias pese al fuerte desgaste experimentado. Ahora, el PSOE, con el 29,9% (una subida de 7,5 puntos), aventaja al PP y a Ciudadanos, empatados en el 20,4%. El ímpetu con que destaca el PSOE en esta medición demoscópica se debe probablemente también a la salida del largo 'impasse' que vivía este país desde las elecciones de 2015, ya que el Gobierno popular, que tuvo que esperar a la repetición de elecciones de 2016 para poder formarse, no encontró el modo de consolidar una mayoría suficiente de gobierno que le permitiera desarrollar una actividad legislativa. Un problema al que también se enfrenta el Gobierno de Sánchez. Pero, por ahora, la irrupción de una formación nueva, con un equipo de indudable peso y un conjunto llamativo de decisiones en marcha, ha devuelto interés a la política y ha abierto expectativas entre los ciudadanos. PSOE y Unidos Podemos suman el 44,5% de la estimación de voto en la encuesta del CIS, tres puntos más que en abril; mientras que la derecha -PP más Ciudadanos- pasa del 46,4% en abril al 40,8% actual. Ciudadanos, con sus vacilaciones ideológicas, pierde dos puntos aun antes de conocerse el relevante cambio en el PP. Destaca también que Podemos prosigue su caída libre, consecuencia del abandono de la transversalidad y su consecuente anclaje en la izquierda radical, que le cuesta cuatro puntos con respecto a abril. Es claro que el 'efecto Casado' reformará los equilibrios señalados por esta última encuesta, aunque el giro conservador que el joven líder popular ha impreso al partido parece sugerir que sus nuevos caladeros no estarán en el centro-izquierda sino más bien en el centro-derecha. Todo sugiere, en fin, que PSOE y PP recuperan protagonismo, frente a los 'nuevos partidos', que lo pierden.

 

Fotos

Vídeos