DUELO EN LA CLOACA

MANUEL ALCÁNTARA

Nuestro presidente sabe que si se cede al primer chantaje le seguirán otros, pero no ha encontrado la fórmula de evitar al primero. Ya van bastantes bajas en su equipo y los suplentes son tan malos como los titulares, aunque estén menos desgastados. Somos muchos los ingenuos de capirota que creemos que en España tiene que haber otra gente más capacitada para sacarnos del largo atolladero donde nos hemos metido dándonos codazos. Los manuales de resistencia tienen las páginas contadas y los sembradores de sospechas saben que la victoria es suya aunque jamás la hayan probado. Pedro Sánchez, que ahora está en Nueva York, ha descartado la dimisión de la ministra de Justicia. Quien hace un cesto hace ciento y quien acepta un chantaje tiene que tragarse los que vendrán después y a veces por orden alfabético.

La deserción del Estado en Cataluña empeora la salud del enfermo, que no es que esté dando las últimas boqueadas, ya que las guarda para cuando sean «una república independiente». No deja de ser curioso y está a un paso de ser pintoresco que el Gobierno de Pedro Sánchez critique el independentismo mientras gobierna gracias a él, y Quim Torra anuncia que gracias a él y al fugado de Waterloo todo está previsto para que Cataluña sea una república independiente dentro de la monarquía española. Torra ha anunciado para antes del 15 de octubre la activación de un órgano que cierre las bases de «una constitución catalana». Mientras Torrent se dispone a abrir al Parlament para desoír al Tribunal Supremo. Las discusiones en la cloaca se pueden convertir en duelos. Por suerte no son ni a primera sangre.

 

Fotos

Vídeos