Debate sobre el estado del debate

JULIO ARMAS

La cosa, como siempre, empezó por lo poquito.

- Pues nada -dijo don Felipe González-, echamos un rato y os cuento cómo va esto.

Y lo echaron. Fue en 1983, el mismo año que España, en el Benito Villamarín, le metió los once chicharros a Malta. Aquella cosa que don Felipe les iba a contar se llamaba «Debate sobre la situación general de España». Así empezó todo.

Luego, ya se sabe, de padres gatos hijos «michinos». De ahí, a que los presidentes autonómicos se sintieran en la obligación de explicarnos la situación en la que se encontraban nuestras autonomías, sólo quedaba un paso. Y cuando estos lo dieron, a que nuestros alcaldes sintieran la obligación de explicarnos la situación en la que se encontraban nuestras ciudades, ya no quedó ninguno. Y en esas estamos.

El otro día y en ese periódico llamado 'De buena fuente' que para mantenernos debidamente informados, y 'gratis et amore', nos envía a casa nuestro Ayuntamiento, venía un resumen de lo tratado en el último «Debate del estado de la ciudad».

- Y ahora nos va a dar el resumen -dirán ustedes.

- Pues no -les diré yo-. Ahora, y en no más de seis apartados y una Nota general, les voy a dar un resumen del resumen.

Nota general: La primera cosa a tener en cuenta, y para llevarnos bien, es que más o menos les cuento lo que dice el periódico. La segunda es que han de ser conscientes de que el Debate no se debate. Sale uno y habla, mientras los otros escuchan. Luego, y poco a poco, van saliendo a hablar los que escuchaban y pasan a oír los que hablaban.

1.- La alcaldesa presentó su proyecto de ciudad para el año que viene. Ya se pueden imaginar, de todo mucho y muy bueno. Bajada de impuestos (¡toma!), gratuidad de la educación en el ámbito de cero a tres años (¡toma!), revisión del Modelo Policial de barrio (¡toma!), mejoras en el transporte público urbano (¡toma!), aprobación inicial de la Modificación Puntual del Plan General Municipal en el entorno del colegio Maristas (de esto no les digo nada porque no sé lo que quiere decir). Y más, y más, y más... ¡como para una boda!

2.- Salió un señor, que resultó ser del mismo partido que la alcaldesa, y dijo que va todo muy bien, que se están igualando o incluso mejorando los datos de empleo previos a la crisis y que... y que... y que ellos tienen de sí mismos una opinión muy difícil de mejorar.

3.- Salió una señora del partido socialista y dijo que la cosa no puede ir peor de lo que va (¡vaya por Dios, en qué quedaremos al final!), que todo son incumplimientos, que nuestra ciudad comparada con ciudades del entorno es la que más paro sufre y la que ostenta una renta media anual más baja por habitante y que... y que... y que... el año que viene van a transformar Logroño, porque, entre otras cosas, ellos tienen de sí mismos una opinión muy difícil de mejorar.

4.- Luego salió un señor del partido Cambia Logroño y dijo que estaban orgullosos de haber impulsado un plan de empleo (que nadie se atrevió a ejecutar), de haber eliminado los anuncios de prostitución en medios, de haber prohibido los circos con animales y de... y de... y que seguirán aspirando a un Logroño mejor.

5.- Luego salió un señor del partido de Ciudadanos y dijo que estaban muy contentos porque gracias a ellos los señores del gobierno no habían podido tomar decisiones sin consensuarlas y además habían empujado, mejorado e impulsado, muchos de los proyectos municipales (que supongo que no coincidirán con los que dicen los socialistas que no se han realizado) y todo esto gracias a que ellos tienen de sí mismos una opinión muy difícil de mejorar.

6.- Y ya al final salió un señor del Partido Riojano y dijo que el Consistorio estaba lleno de incumplimientos, retrasos, retrocesos y sobrecostes, y que quiere que los logroñeses puedan salir usando autovías gratuitas, y trabajar para obtener mejoras en el Casco Antiguo, y más contratos para las empresas riojanas, y hacer lo que haga falta hacer para impulsar el comercio local.

Y ya está. Se acabó lo que se daba. Se acabó el Debate no debatido y parodiando a don Miguel, los participantes... incontinentes, calaron el chapeo, requirieron la espada, miraron al soslayo, fuesen... y no hubo nada. Hasta el domingo que viene, si Dios quiere y ya saben, no tengan miedo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos