Debate oportuno

Los escolares riojanos de Infantil y Primaria disfrutan de horario reducido durante los meses de junio y septiembre; de manera que, en los colegios con jornada continua, las clases suelen finalizar a la una de la tarde y no a las dos. No cabe duda de que estos horarios -que tienen más razón de ser en los colegios con jornada partida-, dificultan la conciliación de la vida familiar y laboral de muchos padres, y ese es un aspecto que debe tenerse muy en cuenta a la hora de tomar una decisión definitiva. Solo el interés pedagógico de los niños justificaría mantener el recorte horario actual y no parece que las razones esgrimidas a bote pronto por los profesores (el calor que hace durante junio y septiembre o la dificultad de los estudiantes para concentrarse al final del curso) sean suficientes para mantener una medida que resulta tan onerosa para muchas familias. En cualquier caso, el asunto, que ha surgido de la iniciativa espontánea de un grupo de padres, no es baladí y merece ser discutido a fondo por toda la comunidad educativa.

 

Fotos

Vídeos