El CIS, en cuestión

La encuesta de intención de voto del CIS vuelve a alejarse de todas las difundidas en los últimos meses. La insólita ventaja de 11 puntos que atribuye al PSOE sobre la segunda fuerza, que sería Ciudadanos y no el PP, contrasta con la horquilla de sólo dos o tres puntos a favor de los socialistas en la que coincide la mayoría de los demás sondeos. Los cambios metodológicos introducidos por el nuevo presidente del organismo, el exdirigente del PSOE José Félix Tezanos, han sido cuestionados por expertos en la materia y siembran razonables dudas sobre la concordancia entre sus resultados y el pulso real de la opinión pública. De esa forma, los trabajos demoscópicos del CIS, una referencia indiscutible en las últimas décadas y pagados con fondos públicos, han visto lastrada su credibilidad. Si el Gobierno diera crédito a unos datos tan favorables para él, Pedro Sánchez correría a adelantar las elecciones generales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos