Casado frente a Rivera

Ciudadanos nació como partido centrista, bisagra, pero después de sus primeros éxitos, en las elecciones de 2015 y 2016 y especialmente en los últimos comicios autonómicos catalanes, que coincidieron con la decadencia del PP de Mariano Rajoy, Rivera acarició la aspiración de liderar el centro-derecha. Para ello, eliminó la etiqueta socialdemócrata que había lucido junto a la de liberal y desarrolló un discurso capaz de abarcar todo el hemisferio sociopolítico a estribor. Pero el cálculo de Rivera falló porque se produjo la moción de censura, y el Partido Popular se ha renovado íntegramente. No sólo en el plano generacional sino también en lo ideológico: Casado hará lo posible por recuperar la perdida hegemonía. Esta evolución lleva a las dos formaciones de centro-derecha a competir en el mismo espacio y por la misma clientela, y ambas empiezan a manifestar en casi todo un discurso semejante, aunque Ciudadanos conserva cierta ventaja 'centrista' al mantener una actitud más progresista en cuestiones sociales. Lo cierto es que si nuestro modelo democrático estuvo tradicionalmente dividido en la izquierda, ahora también lo está en la derecha. Aunque el lógico enfrentamiento electoral también les convierte en probables socios de gobierno si hubiera lugar a ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos