Votar Europa para evitar aquí expulsiones

IÑAKI MUÑOZ CÁMARA

El Parlamento Europeo no es una institución menor como podría parecer por lo distante que nos parece. Tomar conciencia de que de ese Parlamento emanan las políticas sociales, territoriales, económicas, internacionales... que van a condicionar las leyes y actuaciones de los países integrantes del club tiene que movilizarnos para elegir, con nuestro voto, a los representantes. No podemos dejar en las manos de los partidos e instituciones que no creen en la UE la toma de decisiones que van a influir en nuestras vidas. Si lo hacemos, podemos propiciar la implantación permanente de una sociedad neocapitalista, individualista y jerárquica que terminará llevando a cabo de forma masiva la «expulsión» , en expresión de Saskia Sassen, de las partes más débiles y vulnerables de nuestra sociedad: sociedades: los pobres, los inmigrantes, las mujeres...

Así, asistiríamos expulsión de los trabajadores por los salarios bajos y de los desempleados sin cobertura; a la expulsión de los habitantes de las pequeñas explotaciones agrícolas con el consiguiente vaciamiento de los asentamientos rurales; a la expulsión de las personas de sus viviendas y hogares por culpa de especulaciones voraces de suelos y edificios, por parte de los bancos y fondos buitre; a la expulsión de millones de personas de sus países a causa de guerras y hambrunas por parte de terceros para expandir sus industrias bélicas o explotar sus recursos naturales.; a la expulsión de los investigadores y científicos por falta de financiación para sus proyectos y de los jóvenes que se ven sin futuro; a la expulsión de las personas de la convivencia cercana por razón de su sexo, su etnia, su religión,...

El domingo tenemos que ir a votar también nuestro Parlamento europeo y hacerlo pensando en la sociedad que queremos para nuestra familia y nuestros amigos.