Vino y economía en el Museo Arqueológico

LUIS MIGUEL RIOJA VÁZQUEZ

A nadie le cabe la menor duda sobre la importancia del Museo del Prado, fiel reflejo de la España de los Austrias y de los Borbones; sin embargo, para muchos, y sin tanto bombo y platillo, el MAN (Museo Arqueológico Nacional) provoca un mayor impacto y emoción mostrándonos la vida y milagros de nuestros antepasados.

En tecnología sorprende ver la bomba de Siphos, un artilugio empleado para arrojar agua al fuego por los siffonariis (bomberos) de la época romana y que también se usó como bomba de achique en minas y barcos. El denominado monumento de Pozo Moro, de época Ibera, nos introduce en los misterios de sus bajo relieves donde extraños personajes de lengua bífida devoran a seres humanos descuartizados. En arte podemos apreciar, entre miles de objetos, el espléndido mosaico de las Musas extraído de una villa y bodega de vino de época romana a escasos kilómetros de Logroño, la 'Villa Romana de Arellano', en donde se puede apreciar cómo el vino, la economía y el arte se fusionaban ya en tiempos pasados. Si no lo conoce y va a Madrid, hágase un regalo y por favor no se lo pierda.