Sobre las inmatriculaciones de la Iglesia

JOSÉ GONZÁLEZ DE URRUTIA

Ante una noticia aparecida en este diario, debo matizar algunas afirmaciones de los señores Peña y Muntión:

1.- Los edificios de culto han sido construidos, utilizados y mantenidos por la Iglesia hasta la actualidad (se pueden consultar los libros de cuentas parroquiales, distintos a los municipales, hasta el día de hoy). Por ello, señor Muntión, la Iglesia no ha podido adquirir nada y, mucho menos, apropiarse de nada.

2.- La propiedad es anterior a los Registros de la Propiedad y la inmatriculación de un bien no da la propiedad, sino que la hace pública. Y qué es más público que una iglesia es de la Iglesia. No existe diferencia antes o después de la inmatriculación; pero la Iglesia inmatricula para protegerse ante posibles ataques, como lo haría cualquiera.

3.- Gracias a la Iglesia podemos contemplar miles de obras de arte en pueblos y ciudades. Las subvenciones, por otra parte, son algo puntual, como las que reciben otras instituciones y particulares.

4.- Los católicos son los que mantienen la Iglesia y sus edificios de culto, para disfrute de todos. No creo que eso, señores Peña y Muntión, sea ningún privilegio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos