Santos Ascarza y la memoria histórica

ANTONIO DE CASTRO GARCÍA DE TEJADA

El teniente coronel de artillería D. José Santos Ascarza nació en Logroño el año 1897. Murió sin hijos. Por ello, como descendiente de su hermana, me siento en la obligación de defender su memoria, ahora que el Ayuntamiento de Logroño pretende retirar su nombre de una de las calles del trazado urbano de la ciudad.

Nada más terminada su formación militar, fue destinado a Larache donde, como teniente, mandó una sección de su arma, exponiendo su vida para proteger los intereses españoles en la región del Rif. Por su comportamiento ejemplar fue distinguido con las más importantes condecoraciones militares. Tras volver a Logroño solicitó el retiro para iniciar la carrera de Derecho en la capital de España. En octubre de 1937 fue detenido por practicar la religión católica y torturado por los milicianos para obligarle a firmar la papeleta de adhesión a la República que, por su situación de retirado, no tenía por qué cumplimentar. Fue condenado a tres años de trabajos forzados e internado en la cheka de Porlier. Al terminar la guerra, de nuevo se incorporó al ejército con el grado de comandante. En mayo de 1942, formando parte de la División Española de Voluntarios, cruzó la frontera hispano-francesa, rumbo a Rusia. Murió heroicamente, junto con su plana mayor, el día 10 de febrero de 1943, cumpliendo con su obligación de defender su posición frente al ataque de la artillería enemiga y mantener la primera línea de fuego para proteger la vida de las tropas de infantería española.

· Las cartas no deberán superar las quince líneas (1.000 caracteres con espacios) y tendrán que incluir el nombre, apellidos, dirección y un número de teléfono del remitente. Diario LA RIOJA se reserva el derecho a extractarlas. Correo electrónico
cartas@larioja.com

Por su comportamiento heroico, y no por otra razón, fue por lo que Logroño impuso su nombre a una calle de la ciudad. Santos Ascarza no participó en la sublevación militar (queda de ello constancia en el expediente instruido por los Juzgados Populares, que se custodia en el Archivo Histórico Nacional). Nunca derramó una sola gota de sangre española, ni ordenó, ni participó en represión alguna. Hoy en día, su familia y muchos riojanos, conscientes de la injusticia que se pretende, tendremos que acudir a la justicia a defender la memoria de un militar, nacido en Logroño, que sacrificó su vida para defender la de otros españoles.

cartas@larioja.com