Recuerdos de una guerra de hace 80 años

EMILIO REINA GIMÉNEZ

Llevo mas de cuarenta años en Logroño y me considero un riojano más. Nací en Puente Genil (Córdoba) en marzo de 1936. Ese año, entre el 20 y el 31 de julio, la izquierda asesinó a 160 personas, alguna con gran crueldad, como un primo hermano de mi abuelo, de 70 años, rociado con gasolina y quemado vivo. Su mujer se abrazó a él y también ardió. ¿Delito? Tener una tienda de objetos religiosos e ir todos los días a misa. El 1 de agosto del mismo año liberó (subrayo la palabra) del terror la entrada de la 5ª Bandera de la Legión, mandada por el comandante Antonio Castejón, abuelo del presidente Pedro Sánchez Castejón. La represión de los 'nacionales' fue durísima: un primo de mi padre fue fusilado por el gravísimo delito de tener un carnet del PSOE. Actualmente, en el cementerio hay una lápida en recuerdo de todos los muertos de la Guerra Civil. Cuento lo anterior para recordar a la izquierda de la memoria histórica que durante la Guerra Civil hubo actos de generosidad (conozco unos cuantos que salvaron vidas) y de crueldad en los dos bandos, y los cincuenta mil asesinados por los 'rojos' merecen ser recordados exactamente igual que los casi cien mil asesinados por los 'nacionales'.

Me parece bien que se recuerde en La Barranca a los asesinados por los 'nacionales', pero sin olvidar que también hay hijos y nietos de los asesinados por los 'rojos' con el mismo derecho a recordar a sus padres y abuelos y con los que habría que tener solidaridad. Compartir el recuerdo serviría para unir a los españoles en el rechazo a aquella cruel guerra de hace 80 años que algunos están empeñados en revivir.

· Las cartas no deberán superar las quince líneas (1.000 caracteres con espacios) y tendrán que incluir el nombre, apellidos, dirección y un número de teléfono del remitente. Diario LA RIOJA se reserva el derecho a extractarlas. Correo electrónico
cartas@larioja.com

cartas@larioja.com

 

Fotos

Vídeos