Un protocolo para mayores lleno de buenas intenciones

MARÍA ISABEL MARTÍNEZ RICO

Leo en su periódico que el Gobierno de La Rioja, mediante acción social, iniciará un protocolo de protección del colectivo de mayores vulnerables. Aunque la intención es perfecta, entiendo que si no disponen de una asistenta social encargada de visitar a este colectivo para detectar casos de vulnerabilidad, no sé de qué valdrá el protocolo. Porque si se plantea detectar los casos de vulnerabilidad en base a los avisos de la ciudadanía, estaría bien como ayuda, pero lo suyo es un asistente social que investigue casa por casa para, luego, visitar a menudo a los más graves. En definitiva, como un vendedor que sale a buscar los clientes y a atenderlos según necesidad. ¿Hará esto el sistema? Porque, si hay que esperar a que se llame a la asistenta social, el caso ya puede ser demasiado grave; o puede que ni siquiera llegue a conocerse.