La politización de la Justicia

FERMÍN ESPINOSA ROMERO

Un tan inédito como magistral gesto de Marchena nos permite esperar una Justicia no politizada. Tal ha sido su digno rechazo a presidir el CGPJ por el escrito del representante del PP, Ignacio Cosidó, en el que apuntaba que trabajaría desde ese puesto en favor del partido.

Ha caído así toda la antidemocrática confabulación PP-PSOE que politizaba al máximo, contra todas sus promesas, la Justicia. Todas las asociaciones de jueces celebran esa renuncia e insisten, como ya el Consejo de Europa y aquí Ciudadanos, en la necesidad, para evitar la politización de la Justicia, de que los 12 nuevos miembros del CGPJ sean elegidos por los mismos jueces. Nos va en ello una parte fundamental del recto funcionamiento de la Justicia y de la democracia.

cartas@larioja.com

 

Fotos

Vídeos