El oso, la mona y el cerdo

VERÓNICA CASTRO MULDER

Trump acaba de felicitar a Italia por su política inmigratoria. Me ha hecho recordar la fábula de Iriarte en la que el oso duda de su arte al bailar cuando no lo aprueba la mona, pero se retira cuando le felicita el cerdo: «Si el sabio no aprueba, malo; si el necio aplaude, peor». Y conste que no tengo nada contra los cerdos ni las pizzas cuando están en su punto.

 

Fotos

Vídeos