En memoria de la antigua estación de autobuses

JUAN PEDRO RAMOS Y ÁNGEL ROBA

Nuestros primeros recuerdos van unidos a la que ya podríamos referirnos como la antigua estación de autobuses de Logroño en los inicios de los años 60. Todavía persiste en nuestra memoria como un estribillo musical aquellas tonadillas informativas para avisar de las entradas y salidas de los autobuses a los diferentes municipios riojanos: San Millán de la Cogolla por Arenzana y Badarán, Haro por San Asensio, Lapuebla por Fuenmayor, Robres del Castillo y la Villa de Ocón...

De allí son también nuestras primeras amistades, hijos de maestros en su mayoría, ya que en aquella época casi todas las viviendas eran arrendadas por el Ayuntamiento de Logroño a los funcionarios de magisterio, aquellos hombres y mujeres que tanto hicieron por la cultura de un país todavía en blanco y negro.

Y cómo olvidar a entrañables personajes que contribuyeron a dar personalidad y una vida intensa a este espacio como Manuel Tomás 'El Canario', locutor de las referidas tonadillas, o Pascual, figura diminuta y con boina, simpático y sumamente apreciado por la chiquillería de la época que vendía las chucherías en una cesta de mimbre y por supuesto el recordado Laureano, persona agradable y jovial donde las hubiera, empleado de la librería Jalón- Mendiri que regentaba el local de venta de periódicos, revistas y toda clase de material de papelería.

Por todos ellos y ante su inminente jubilación para dar paso a una flamante estación del siglo XXI, rogaría a las autoridades competentes que no permitiesen que el paso del tiempo, la dejadez y el abandono entierren los recuerdos de tantos logroñeses que allí vivieron y trabajaron, que esperaron pacientemente la llegada y salida del autobús de su pueblo y aprovechen para inaugurar en su espacio interior a la vez que lo hacen con la nueva estación una plaza pública con una placa conmemorativa en memoria de todos ellos, de todos nosotros.

Asimismo aprovechamos este escrito, agradeciendo la generosidad del periódico LA RIOJA por publicarlo, para proponer una convocatoria para realizar una macrofotografía en dicho espacio con todos los que allí vivimos y seguimos manteniendo el grato e imborrable recuerdo de nuestra vieja estación de autobuses.

 

Fotos

Vídeos