La lamentable visita de 'El paisano' de TVE a Sotés

RAFAEL FERNÁNDEZ ALDANA

El viernes 27 de agosto, Televisión Española emitió en La 1 un capítulo del programa 'El paisano' dedicado a la localidad riojana de Sotés. Después de verlo, tuve una amarga sensación como riojano al comprobar la penosa imagen que del mundo rural de nuestra región se daba en la primera cadena de la televisión pública.

Más allá de los personajes protagonistas, que cuentan con todo mi respeto, es alucinante que a los guionistas del programa les parecieran destacables asuntos tales como ir a Logroño de putas, tener tres huevos (literal), o meterse la camiseta debajo del calzoncillo. A esto habría que sumar la presencia de un calendario con una mujer desnuda en la obligada visita a una bodega o una escena de caza, entre esperpéntica y surrealista, de dos ancianos sentados en sendas sillas en medio del monte.

Estas anécdotas fueron después objeto de risas y chascarrillos por parte del presentador delante de todo el pueblo de Sotés, reunido en la plaza. Y la verdad, no acabo de entender qué gracia puede tener la costumbre de ir de putas, trivializando un drama humano, cuando hace tiempo que esta sociedad ha entendido que se trata de una forma de esclavitud. O qué pinta ese calendario con mujeres desnudas, vestigio de una cultura que convierte a la mujer en un mero objeto, en las imágenes.

Tanto o más penoso es que se trate precisamente de una televisión pública, al servicio de todo el país, la que proyecte esa imagen ramplona buscando la risa fácil y chabacana a toda costa. Hay suficientes valores en el mundo rural ligados a la cultura tradicional, a la vida tranquila, a la actividad agraria o al carácter de sus gentes, que alcanzan para realizar un guion en programas de este tipo.

Ahora que se intenta impulsar el turismo rural como una actividad económica que ayude a frenar el abandono de los pueblos, no creo que la imagen de Sotés, como ejemplo del medio rural riojano y que pudo ver media España, tenga muchos atractivos para potenciales visitantes. Una oportunidad perdida para divulgar nuestros paisajes, nuestros pueblos y nuestras gentes frente a los tópicos aldeanos del mundo rural, pertenecientes a épocas pasadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos