Los jóvenes, en movimiento

CONCHA ARRIBAS LLORENTE

Ayer en Suecia, hoy en Madrid, el 15 de marzo en más de 30 ciudades en España. Ya hay expresión de su impulso en Bruselas o Paris en días pasados con decenas de miles de estudiantes en las calles. Los escolares proponen a nivel internacional una huelga que aglutine a los jóvenes por la defensa del medio ambiente. En la calle, parapetados con un cartel, hacen gala de su responsabilidad ante el planeta. Nos sonrojan a todos por no ser suficientemente responsables con el clima, con nuestras conductas consumistas y contaminantes y nos dan una lección de compromiso y de exigencia en la búsqueda de soluciones contra el cambio climático.

El movimiento FridaysForFuture se está demostrando como la corriente ecologista de protesta a escala global más importante del siglo XXI. Y lo hace con la frescura y valentía que llevó a Greta Thunberg en 2018 a sentarse delante del Parlamento sueco durante tres semanas, en horas escolares, para protestar contra la inacción política y el abandono de la crisis climática en el mundo. Publicó lo que hacía y las redes sociales lo convirtieron en lo que es, un corriente juvenil apolítica, intencionadamente global no vinculada a organizaciones ni a ideologías políticas que aglutina a estudiantes de secundaria de todo el mundo pidiendo soluciones contra el cambio climático.

Es un importante movimiento de justicia social que está movilizando a miles de personas para que protesten pacíficamente contra la incapacidad de los gobiernos para abordar de manera significativa el cambio climático, una de las amenazas más urgentes y generalizadas a nuestros derechos, especialmente los derechos de los jóvenes. En España se ha creado un manifiesto bajo el título «En apoyo a las movilizaciones juveniles frente al cambio climático: No podemos seguir robándoles el futuro», que firman más de 100 profesionales del mundo académico, investigador y educativo

El 15 de marzo es la próxima gran cita, con una huelga estudiantil que ha sido convocada a nivel internacional y que espera convocar a jóvenes por la defensa del medio ambiente en muchas ciudades. Queremos que los padres, los profesores, los alumnos estén informados de una situación reivindicativa que ofrece vida responsable, vida comprometida, vida colectiva y solidaria.

Está previsto que los estudiantes utilicen la acción directa no violenta para hacer campaña pacífica en favor de los Derechos Humanos. De sus derechos. Son los viernes para el futuro