Iniciativa privada en Davalillo

CARLOS MARTÍNEZ LARRINGAN

Con el menor ánimo de polemizar, respondo a Julio Negueruela Ruiz que toda la información relacionada con el futuro de Davalillo que manejo proviene exclusivamente de la crónica de Luis Javier Ruiz del 14 de diciembre del pasado año, donde señalaba el interés de Bodegas CVNE, que como posteriormente conocimos se hizo con la propiedad, para «hacer su sede social, crear una sala de catas, reuniones, mejorar los accesos y ubicar un centro de enoturismo».

Por otra parte, establecer comparación alguna con los restos de fortificaciones restauradas de San Vicente o Briones, con la envergadura física, empaque y dimensión del de Davalillo, no tiene parangón en coste a la hora de su puesta a punto.

Y, por fin, no tengo vinculación con CVNE, pero creo en la iniciativa privada para consolidar y dar vida a un recinto abandonado secularmente cuyas piedras, inamovibles, seguirán siempre en San Asensio.